Filadelfia por Javier Reverte

La ciudad de Filadelfia es una pequeña Nueva York vestida con trajes dieciochescos y pelucas de antaño.

Javier Reverte
La única vez que he visitado Filadelfia fue por casualidad. Iba de paso y pensaba pasar tan solo una noche allí. Pero al echarle una primera ojeada a la ciudad tras acomodarme en el hotel, decidí quedarme tres días en la que ostenta el rango de capital del Estado de Pensilvania. Esta urbe de un millón y medio de habitantes, arrimada a las orillas del ancho río Delaware, no solo tiene una larga historia ligada a la independencia de los Estados Unidos sino que posee una sobria y singular belleza, muy por encima de la de la mayor parte de las viejas ciudades del país. Fundada en el año 1681 por el cuáquero William Penn, llegado de Inglaterra con un grupo de correligionarios, conserva el aire puritano y sencillo de esta iglesia surgida de la Reforma. Uno de sus hitos históricos fue el cruce del río Delaware por el ejército de George Washington durante la Revolución Americana, como los americanos llaman a su Guerra de Independencia contra Inglaterra. En el llamado Independence Hall se firmo la Declaración de Independencia del País y también se redactó y votó la Constitución. De modo que Filadelfia es una ciudad íntimamente ligada a la razón de ser de los Estados Unidos o, por decirlo así, representa casi su médula. Ignoro la razón por la que la capital federal del país es Washington cuando Filadelfia posee más altos méritos para detentar semejante honor.En la ciudad vivió y murió Benjamin Franklin, una de las grandes figuras que trazaron el destino de América. Era un hombre lleno de aptitudes y de afanes: escritor, editor, buen orador, abogado, científico, político y diplomático en la última parte de su vida, también dedicó una parte de su tiempo a inventar. Suya fue la patente de la cocina de gas y también de las gafas bifocales. Fue Franklin quien, con sus intensas gestiones diplomáticas, consiguió en el año 1776 el apoyo de Francia a su contienda con Inglaterra, un hecho que resultó decisivo para lograr la escisión de las hasta entonces colonias inglesas de ultramar.El peso de la historia se siente en la ciudad: en sus edificios, en sus parques, en los monumentos y estatuas, en los nombres de sus calles... Pero Filadelfia no es solo historia. Si uno sale del centro de la población y pasea por los barrios de las afueras, se encuentra esa América desbordante de hoy, la América de los hindúes, los africanos, los asiáticos y los latinos, la América multicultural y multiétnica que es la que da su fuerza permanentemente renovadora al magnífico país que son los USA.Filadelfia cuenta, además, con una relevante vida cultural. En la ciudad tiene su sede uno de los mejores museos del mundo especializado en arte medieval de Occidente; su orquesta filarmónica es una de las más reputadas del mundo y allí se alza el famoso Walnut Street Theatre, la sala teatral en activo más antigua de todas las que ofrecen teatro en lengua inglesa. Además, su universidad pasa por ser una de las mejores de todos los Estados Unidos.Y esa precisamente, la universidad, quizás sea la razón por la que Filadelfia, con todo el peso de la historia encima de sus hombros, es una ciudad joven, de vibrante vida nocturna, con clubes de rock y jazz, de blues y country, de todas las músicas y las culturas del país. Es una pequeña Nueva York vestida con trajes dieciochescos y pelucas de antaño, una urbe joven disfrazada de anciano. Las llanuras y las colinas de los alrededores de la ciudad huelen a pólvora y a sangre. Y no solo por las batallas de los días de la Guerra de la Independencia sino también por los duros enfrentamientos que en Pensilvania se vivieron durante la Guerra Civil (entre 1861 y 1865). Por estos campos envió sus ejércitos el célebre general Lee camino de Washington antes de ser detenido definitivamente en Gettysburg, y por sus llanuras cabalgaron Grant y Stuart, Meade y Stonewall Jackson, Sherman y Forrest, todos los generales que conforman la épica de la Guerra de Secesión.¿Quién dijo que los Estados Unidos son demasiado jóvenes y cuentan con una escasa historia? Vayan a Filadelfia, pasen y vean.