La mayor fiesta invernal del mundo se celebra en Quebec… ¡y es un carnaval!

Un loco carnaval donde nada es lo que te esperas

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: fredphotographe

Descubrimos el gran evento que ocurre año tras año en el mes de febrero en Canadá. Un gran carnaval que nos pasa desapercibido pero que está considerado la mayor fiesta invernal del mundo. Una loca manera de dar la bienvenida al periodo de la Cuaresma que ha sido capaz de congregar a más de un millón de personas en las últimas ediciones.

La mejor manera de combatir el frío

Quebec, la primera de las grandes ciudades canadienses que aparecen en la parte oriental del país, a lo largo del curso del río San Lorenzo, acoge cada año – y ya van más de sesenta ediciones – una gran fiesta cuya celebración se prolonga normalmente entre finales de enero y mediados de febrero.

Trineos en el Carnaval de Quebec | Vladone / ISTOCK

La ciudad capital de la célebre región homónima, con más de cuatrocientos años a sus espaldas desde su fundación y cuyo centro histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1985, nos sorprende con este evento a pesar de su lejanía en el espacio.

No podemos dejar pasar la oportunidad, ahora que se acercan las fechas de nuestro Carnaval, para hacer mención de esta festividad invernal que, durante semana y media, se ha llevado a cabo en la considerada «capital mundial de la nieve».

Rafting sobre nieve en el Carnaval de Quebec | Nettedotca / ISTOCK

Fue allá por el año 1894 cuando comenzó esta tradición, en la ciudad de Quebec, como una manera de poner buena cara al duro frío invernal. Una tradición que solo fue interrumpida por las dos Guerras Mundiales y el Crac del 29, y que fue refundada en 1954 como Carnaval y Festival.

Un año después, en 1955, aparecería el símbolo de la fiesta: un gran muñeco de nieve vestido con un gorro rojo y el icónico cinturón multicolor con bandas en forma de flecha.

Muñeco de nieve, símbolo del Carnaval de Quebec | Adrien Le Toux / ISTOCK

A partir de entonces, solo se puede hablar de una historia de éxito, hasta el punto de haberse convertido, en la actualidad, en el mayor impulso turístico de la ciudad durante el invierno.

Te contamos por qué el invierno es más bello en Canadá

La mayor fiesta invernal del mundo

Así se reconoce y así la podemos considerar a pesar de lo laxo de la denominación. Motivos no faltan y argumentos tiene de sobra para ostentar tal título. No obstante, los nueve días – en un origen se prolongaba durante tres semanas - de eventos de todo tipo, de gran alcance y envergadura, dan buena cuenta de ello.

Paseos a caballo en el Carnaval de Quebec | JHVEPhoto / ISTOCK

Las múltiples variaciones e incorporaciones que ha mostrado el festival a lo largo de su historia denotan que se trata de una tradición que está muy viva. La gran parte de los eventos tienen lugar junto al edificio del Parlamento o en el recinto ferial de las llanuras históricas de Abraham, situadas al suroeste de la ciudad, pero en realidad el Carnaval inunda la población entera y hace vibrar tanto a sus habitantes como a los cientos de miles de visitantes.

Las numerosas esculturas de nieve – esculpidas en el contexto del concurso internacional que se organiza desde 1973 – son grandes obras de arte que decoran la ciudad durante estos días y, especialmente, el Palacio de Hielo en el que vive el famoso muñeco de nieve, erigido frente al Parlamento.

Carnaval de Quebec | buzbuzzer / ISTOCK

Junto a ello, seguramente, el evento más popular de los que se celebran durante el Carnaval es la carrera anual de canoas sobre el río San Lorenzo, helado en estas fechas. Una dura carrera de gran intensidad que pone a competir a varias embarcaciones empujadas por cinco integrantes en cada una.

Pero la esencia de la fiesta es la participación en la misma del público asistente, por lo que las actividades que se presentan son numerosas. Patinaje sobre hielo, trineos tirados por perros, carruajes de caballos, un gran tobogán de hielo, baños de nieve, curling, lanzamiento de hachas, bolos humanos, salto de barriles… todo ello amenizado por la omnipresente bebida oficial del Carnaval de Quebec, el Caribú, una bebida alcohólica a base de vino tinto caliente, licor y jarabe de arce. Todo un revulsivo para entrar en calor durante las celebraciones.

Carrera de canoas en el Carnaval de Quebec | Vladone / ISTOCK

Además, bailes de máscaras, música, desfiles, el Festival de las luces, mercadillos de comida y productos artesanales al estilo de los de Navidad, el impresionante Hotel de Hielo a las afueras de la ciudad y, como no podía ser de otra manera, el estridente sonido de las típicas trompetas que se hacen sonar durante todo el Carnaval.