Experiencias únicas en vacaciones

Conocer un lugar a fondo y vivir unas vacaciones inolvidables es lo que todos queremos cuando planeamos un viaje.

Viajar
 | 
Foto: Narathip12 / ISTOCK

Ver rincones secretos, disfrutar de la gastronomía local en un restaurante poco concurrido, pasear por calles desconocidas, bailar en locales  íntimos...  en definitiva, disfrutar del destino elegido como si lleváramos viviendo entre sus calles toda la vida. Estos es lo que muchos definen como vacaciones perfectas. Y para ayudar a todos estos usuarios nació Trip4Real primero y Trips de Airbnb después de la mano de Gloria Molins, responsable de la estrategia de Trips de Airbnb a nivel mundial.

Gloria se inspiró en el formato de Airbnb para crear Trip4Real en 2013, una web colaborativa de planificación de viajes en la que ponía en contacto a viajeros con gente de la ciudad para así disfrutar del destino desde un punto de vista un local. Fue en 2016 cuando Airbnb adquirió esta web y en noviembre de ese mismo año cuando lanzó Trips en 12 ciudades de todo el mundo, una sección a través de la que se quiere conectar la cultura local con el que viaja de una manera directa, es decir, permite a los viajeros sumergirse en la cultura de la ciudad a la que viajan.

Actualmente, Airbnb Trips cuenta con un catálogo de más de 2.500 experiencias en más de 35 ciudades de todo el mundo. Entre ellas destaca las cerca de 140 con las que cuenta Barcelona, que además es una de las ciudades más populares de la plataforma, siendo líder en el número de reservas mundiales.

Entre las pretensiones de Trips, además de acercar al viajero a la cultura local, se encuentra la de diversificar los recursos turísticos de la ciudades desmasificando los atractivos más típicos. En el caso de Madrid, por ejemplo, quieren hacer ver al viajero que es más que la Puerta del Sol o la Puerta de Alcalá a través de experiencias que tienen que ver con la cultura, el arte e incluso, la investigación. Así, entre las experiencias que ofrecen se encuentran las de cocinar una paella en una finca eco y autosuficiente, un taller de apicultura en el patio trasero de una casa o rutas por algunas de las galerías de arte más underground de la ciudad.

Una de las ventajas de estas experiencias, además de que el anfitrión vive en la ciudad, es que los grupos son reducidos, nunca más de 10 personas y algunos no más de 6-8 personas. Por otra parte, para los anfitriones es una oportunidad única de conocer dar los destinos de una manera diferente aunque no todo tiene cabida en la plataforma. Para estar en Trips de Airbnb, el anfitrión sube la propuesta a la web y un equipo experto decide si cumple o no con los exigentes requisitos basando en estos parámetros:

Acceso: la experiencia proporciona acceso a conocimiento especializado, a un lugar o evento especial o a una organización que los invitados no podrían encontrar por sí mismos.

Participación: los invitados deberán poder participar en al menos dos o más actividades - no sólo observarlas.

Perspectiva: la experiencia es relevante según la experiencia o vida del anfitrión, y la temática ofrece una perspectiva original, única o personal que los invitados no se hubieran planteado por sí mismos.

Credibilidad: el anfitrión tiene amplios conocimientos o habilidades acerca de la materia, y puede demostrarlo a sus invitados.

Genuino: el anfitrión se muestra verdaderamente apasionado acerca de realizar esta labor, de conocer gente y de recibir a las personas de forma personal y considerada.

Empático: el anfitrión parece anticiparse a las necesidades y sentimientos de los invitados.

Valor: precio versus experiencia. 

En cuanto al precio, estas experiencias se mueven en un rango de entre los 8 y los 100 € siendo el precio medio en Madrid, por ejemplo de 44€.