Esperas de lujo: las mejores salas VIP de aeropuertos

Ideales para amenizar las horas previas al despegue o para descansar plácidamente en las escalas entre vuelos, estos lounges, sólo al alcance de los privilegiados viajeros de primera clase, ayudan a hacer de los largos trayectos en avión una grata experiencia.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: nicoletaionescu / ISTOCK

¿Quién dijo que los aeropuertos eran un lugar desolado y que sus largas esperas podían llegar a ser tediosas? Nada más lejos cuando se tiene la suerte de disfrutar de sus salas VIP. Es decir, cuando uno puede hundirse en sus mullidos sofás mientras se ojea la prensa del día, degustar el menú de un reputado chef, recargar el móvil paladeando un trago premium y hasta recibir un masaje descongestionante entre vuelo y vuelo. La impresión cambia de veras. Por eso, para los privilegiados que puedan permitirse viajar en primera clase, aquí van los lounges más deseados del mundo.   

Sala VIP de Emirates en Dubai

teamtime / ISTOCK

Es, para muchos, la mejor sala de espera del planeta. Una sala gigantesca en la que perderse como si se tratara de una mini ciudad. Hasta tiene su propio duty-free, spa y hasta habitaciones privadas. Se puede hacer uso del servicio de masaje, entregarse a una sesión de belleza, o disfrutar del mejor whisky acompañado de un puro que se habrá de elegir en una cava con las mejores marcas. Además, para evitar volver al mundo de los comunes mortales, se puede embarcar directamente desde la sala.

Sala VIP de Finnair en Helsinki 

Viajero millero

Los afortunados pasajeros business que puedan disfrutar de esta lounge del aeropuerto Helsinki-Vantaa, inaugurada hace apenas dos años, podrán moverse a su anchas en unas amplias instalaciones que, como el paisaje invernal de Finlandia, se presentan en blanos y azules. Fiel exponente del aclamado diseño escandinavo, todo en ella está cuidado al detalle, con lujo minimalista: desde sus amplios y cómodos sillones hasta el área de negocio o el apartado de la restauración. También dispone de un área de juegos para niños, una sala con ordenadores Apple y, como no, una imprescindible sauna.

Sala VIP de Lufthansa en Frankfurt

Lufthansa

El lujo es quien manda en esta sala del mayor aeropuerto de Alemania. Empezando por el parking, donde el pasajero podrá olvidarse de ese acto tan mundano de estacionar el vehículo: para eso existe un asistente que lo hace o, en caso de que sea alquilado, lo devuelve a la agencia pertinente. Una vez dentro del lounge, todo será atiborrarse a bocados exquisitos (con especial hincapié en el apartado de los dulces). Por supuesto, el viajero de primera tiene asegurado que el check-in y el control sea apenas un trámite veloz y que el traslado al avión se haga en un cochazo (nada de un apretujado autobús).

Sala VIP de Turkish Airlines en Estambul

Turkish Airlines

Todo un golpe de efecto encierra el lounge de la Terminal Internacional del aeropuerto Ataturk. No tanto por sus impresionantes dimensiones de 5.900 metros cuadrados repartidos en dos plantas sino también (y sobre todo) por su ambientación exótica como la ciudad a la que pertenece. Una sala que recrear un jardín del té con una gastronomía que, por su variedad, es capaz de dejar con la boca abierta: se trata de innumerables puestos de cocina a la vista en los que pedir todo lo imaginable para que te lo preparen en directo. Además, dispone de una sala multimedia para poder ver películas, un simulador de golf, sala de billar, biblioteca, zona infantil de juegos

Sala VIP de Thai Airways en Bangnkok

ausbt.com

Los amantes de la gastronomía tailandesa querrán pasar horas enteras en esta sala de espera donde poder probar las mejores especialidades. Pero además, como otra de las señas de identidad de este país del sudeste asiático, podrá elegir entre una amplia gama de tratamientos corporales (relajantes, estimulantes, rejuvenecedores…).  Esto, a grandes rasgos, constituyen los atractivos de este lounge de Bangkok dotado de salas particulares en las que no falta un sofá cómodo y gigantesco, una televisión y todo cuanto pueda ofrecer el amabilísimo personal de servicio.