España ya es el segundo país con más Reservas de la Biosfera

Las Mariñas Coruñesas y Tierras del Mandeo (Galicia), las Tierras del Ebro (Tarragona) y el Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar (Segovia) han sido declaradas Reservas de la Biosfera. España es el segundo país, tras EE UU, con mayor número de sitios inscritos en la Red Mundial de espacios naturales protegidos.

J.J. Martín

El Consejo Internacional de Coordinación del Programa Hombre y Biosfera de la Unesco ha decidido en su última reunión celebrada en París aprobar 12 nuevas inscripciones en la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, que cuenta ya con 610 sitios repartidos por 117 países. De estas nuevas designaciones, tres corresponden a España -las Mariñas Coruñesas y Tierras del Mandeo, en Galicia; las Tierras del Ebro, en Tarragona, y el Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar, en Segovia-, que se ha convertido en el segundo país del mundo con el mayor número de santuarios naturales protegidos, 45, solo por detrás de Estados Unidos.

Con una superficie de 116.724 hectáreas, las Mariñas Coruñesas y Tierras del Mandeo engloban las cuencas de los ríos Mero y Mandeo, acogiendo ecosistemas costeros y de montaña que exhiben una excepcional diversidad biológica. Por su parte, lasTierras del Ebro, con 367.729 hectáreas, comprenden el delta y la cuenca del río más caudaloso de España, el Ebro, albergando parajes interiores y de litoral de gran belleza. Por último, el Real Sitio de San Ildefonso-El Espinar esconde, entre sus más de 35.000 hectáreas, uno de los grandes tesoros naturales de la comunidad de Castilla-León: los pinares de Valsaín, una magnífica masa forestal donde se puede admirar una considerable riqueza biológica, dominada por pinos y encinas, y faunística, con más de un centenar de especies de aves y mamíferos, entre los que destacan corzos, zorros, nutrias y jinetas.

Los tres nuevos espacios protegidos incluyen65 municipios, que han recibido también el reconocimiento de la Unesco debido a su apuesta por un desarrollo sostenible que garantice la conservación de los recursos naturales y del patrimonio cultural como legado para las futuras generaciones. Además, el Consejo también ha decidido ampliar la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala, en Aragón, que duplica de este modo su extensión, hasta las 117.364 hectáreas, englobando un paisaje dominado por circos, glaciares y cañones.