Encuentran un nuevo 'Stonehenge': se ha descubierto por casualidad

Mientras un grupo de investigadores seguía la pista a San Guthlac, encontró un espacio enigmático que se remonta a la Edad de Bronce.

Los henge son típicos de Inglaterra, pero el que se ha encontrado en Crowland alberga secretos por descubrir.
Los henge son típicos de Inglaterra, pero el que se ha encontrado en Crowland alberga secretos por descubrir. / Unsplash/Ankit Sood

Las universidades de Sheffield y Newcastle se han unido para hacer un estudio arqueológico sobre una ermita del s.X, pero acabaron descubriendo un gran Henge de la Edad del Bronce donde se realizaban ceremonias misteriosas desde el 1.400 a.C.

Un henge es un lugar donde se hacían rituales en la Edad Prehistórica tardía, y Stonehenge es uno de los sitios más famosos.

Un henge es un lugar donde se hacían rituales en la Edad Prehistórica tardía, y Stonehenge es uno de los sitios más famosos.

/ Unsplash/Kit Ko

San Guthlac fue un hombre de familia rica que luchó con el ejército de su reino, Mercia, perteneciente a la Inglaterra del s.VII. Después de una vida de lujo y batallas, con tan solo 24 años, decidió convertirse en monje. Dos años más tarde, decidió aislarse de todo y de todos, y vivió en soledad como ermitaño. En la isla de Crowland, Félix, el encargado de escribir su biografía, relata que San Guthlac escuchaba el "discurso sibilante" de los demonios britones (ya que él libró batallas en zonas celtas), durante su camino hasta el aislamiento. 

San Guthlac está representado en la abadía de Crowland.

San Guthlac está representado en la abadía de Crowland.

/ Wikimedia Commons

En la isla de Crowland (actual Lincolnshire), San Guthlac recibía algunas visitas en un pequeño oratorio que construyó, entre ellas, el futuro rey de Mercia, Ethelbaldo. El religioso predijo que Ethelbaldo sería rey, ya que en ese momento estaba huyendo de su primo, quién también quería la corona. Guthlac profetizó que Ethelbaldo ascendería al trono como rey, y como muestra de gratitud, se comprometió a erigir una abadía en su honor si la profecía se volvía realidad. Aunque se hizo realidad dos años después de la muerte de San Guthlac en el año 714, el ya rey cumplió su promesa y construyó la Abadía de Crowland. 

En el siglo XIX, la abadía de Crowland lucía distinta a la actual.

En el siglo XIX, la abadía de Crowland lucía distinta a la actual.

/ Istock / powerofforever

El cuerpo de San Guthlac fue descubierto un año después de su muerte, y un grupo monástico lo enterró y veneró en una comunidad que se formó en la misma abadía de Crowland. Félix, que era uno de los monjes que lo veneraba, escribió que San Guthlac vivía sobre un túmulo funerario que había sido saqueado previamente. Sin embargo, aunque arqueólogos a lo largo de la historia lo han buscado, nunca han encontrado nada. Una investigación liderada por las Universidades de Sheffield y Newcastle ha hecho un descubrimiento que puede cambiar la historia que se conocía hasta el momento.

Un descubrimiento "bastante raro"

Los arqueólogos han descubierto un henge que de la Edad de Bronce, que era utilizado para llevar a cabo ceremonias. El descubrimiento muestra señales que indican que el lugar ha estado desierto durante siglos, así que es probable que ermitaños como Guthlac se refugiaran en este punto de la isla para aislarse de la sociedad, según indican los expertos. Durante la excavación, se han encontrado objetos de valor como peines hechos de huesos o fragmentos de vajilla. Sin embargo, elementos que podrían ser útiles para descubrir el pasado del lugar quedaron destruidos por la actividad posterior sobre el terreno. 

 El Dr. Duncan Wright, profesor de Arqueología Medieval en la Universidad de Newcastle, afirma: ."Sabemos que muchos monumentos prehistóricos fueron reutilizados por los anglosajones, pero encontrar un henge, especialmente uno que antes era desconocido, ocupado de esta manera es realmente bastante raro". Además, añade que los elementos encontrados no se pueden vincular a Guthlac con certeza, pero sí se puede deducir que Crowland ha sido un lugar sagrado durante milenios. 

Durante la Edad media, el espacio estaba rodeado de agua y se podían observar los movimientos de la tierra, así que el misticismo inundaba la zona. Después del s.XII, se inició un proceso de drenaje, y todo aquello que solía ocupar el agua, se había convertido en tierra para cultivar, donde peregrinos iban a cultivar. En el s.XIX se encontró un agujero que parecía el recuerdo de un pozo, pero los arqueólogos actualmente apuestan por otra opción: el agujero es el indicador de una gran cruz que estaba clavada en el suelo. 

Síguele la pista

  • Lo último