El vademécum del viajero en avión

A través del libro "Descubrir el viaje en avión", el controlador aéreo Jorge Ontiveros revela todos los secretos de los vuelos comerciales. Una documentada y amena obra que ofrece abundante información práctica para los pasajeros.

El desconocimiento es el origen de las inseguridades. Esta es la premisa sobre la que se sustenta Descubrir el viaje en avión, un esclarecedor libro escrito por el controlador aéreo Jorge Ontiveros que ha sido publicado por AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) en su colección divulgativa Descubrir. Con un estilo directo y cercano, el autor explica el porqué de todo lo que acontece en un vuelo aéreo, desde la llegada al aeropuerto hasta el aterrizaje en nuestro destino.

El 17 de diciembre de 1903, Wilbur y Orville Wright lograron poner en vuelo un aeroplano de 340 kilos de peso y 12 metros de envergadura propulsado por un motor construido a partir de un coche de 12 caballos. Anteriormente, otras naves habían logrado elevarse. Sin embargo, era la primera vez que un aparato mecánico más pesado que el aire conseguía ascender y ser dirigido gracias a unos mandos de vuelo. Esta fecha histórica es el punto de partida elegido por Ontiveros para arrancar su particular viaje. Además del contexto histórico de la aviación comercial, con mención especial a la creación de Iberia en 1927, esta obra aborda desde aspectos teóricos como el diseño, la fabricación y el mantenimiento de aviones hasta cuestiones prácticas acerca de viajar con niños, problemas meteorológicos en vuelo o derechos del pasajero.

Daniel Mauriño, coordinador de Seguridad de Aviación Civil Internacional (OACI), afirma que "no hay otro sistema de producción que haya invertido y que siga invirtiendo los millones y millones de dólares que la aviación invierte en seguridad. Sin embargo -continúa-, lo seguimos haciendo porque está la demanda social de la seguridad, que viene detrás de la primera demanda social, que es viajar barato". A pesar de las medidas de seguridad y los exigentes sistemas de control, muchas son las personas que aún hoy sienten miedo al coger el avión. Sin embargo, las cifras resultan esclarecedoras. Mientras que en todo el mundo se registran cada año más de un millón de muertes en accidentes de tráfico, los fallecimientos en accidentes aéreos no llegan a mil. En uno de lo capítulos, el autor recoge una anécdota que, entre la realidad y la leyenda, corrobora este hecho. "Al llegar al aeropuerto de destino -explica-, el comandante del vuelo se despidió de los pasajeros con un mensaje que decía más o menos así: ‘Bienvenidos y gracias por volar con nosotros. La parte más segura de su viaje ha finalizado. Les deseo que el resto sea igual de seguro". Es cierto que, a pesar de lo que dicta la razón, muchos sienten un miedo irracional a volar. Para ellos, Ontiveros elabora una serie de consejos y datos con los que sobrellevar su pesada carga. Además, el libro ofrece también una exhaustiva bibliografía sobre el tema y un listado de páginas web de referencia.

Descubrir el viaje en avión es una excelente herramienta para adentrarse en la trastienda de los vuelos comerciales. Pocos viajeros sospechan que Félix Rodríguez de la Fuente entrenó a un equipo de halconeros para ahuyentar las manadas de aves que interfieren en la actividad aérea de los aeropuertos. O que el conocido sistema de seguridad ABS, habitualmente utilizado en los automóviles, fue desarrollado para los aviones en el año 1929 por el francés Gabriel Voisin. Arsitóteles afirmaba que "no se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho". Esta obra parece estar hecha a la medida de esta frase.

Por qué vuela un avión
Para los legos en física, el hecho de volar es pura magia. Uno de los capítulos de "Descubrir el viaje en avión" se centra precisamente en explicar el porqué de este fenómeno. El autor lo resume de forma clara: "Cuando un avión está en vuelo, se encuentra sometido a varias fuerzas. Por un lado, a la resistencia que opone el aire a que avance, la cual es contrarrestada por el empuje generado por su motores haciendo que el avión se desplace. Y al hacerlo, el aire circula por sus alas generando de ese modo la sustentación necesaria para vencer la fuerza con que le atrae la gravedad, es decir, su peso, consiguiendo así poder elevarse y volar. Por tanto, resistencia al avance, empuje, peso y sustentación son las fuerzas a las que se encuentra sometido un avión en vuelo. (...) La sustentación es el principal ingrediente de la magia que consigue que un objeto tan pesado como un avión pueda volar. Pero, ¿cómo lo hace? Pues en pocas palabras podríamos decir que un avión mientras vuela va apoyado en el aire que circula bajo sus alas y suspendido, colgado, del aire que circula sobre ellas. Ese es el truco".

*Descubrir el viaje en avión puede encontrarse en la librería virtual de Aena (www.aena.es/publicaciones) a un precio de 20,19 € (más gastos de envío).