El retrato robot del turista chino

El viajero chino se ha convertido en el objeto de deseo de los países que tienen en el turismo su principal fuente de riqueza. Y para atraer a este codiciado huésped, nada mejor que conocer sus costumbres, su estilo de vida y sus particularidades. Según un informe elaborado por la compañía AC Nielsen, el turista chino procura huir de aquellos destinos donde encuentre dificultades para comunicarse o bien para hallar restaurantes donde degustar sus platos más tradicionales. Otro de los atractivos para los chinos, que suelen viajar en paquetes organizados por agencia, es ir de shopping a las ciudades que visitan, donde se decantan por productos textiles de confección, complementos y cosméticos. Los chinos gastan en compras en cada viaje una media de 724 €, aunque en Europa -el continente elegido por el 11 por ciento de los 34 millones de ciudadanos del país asiático que se desplazan cada año al extranjero- la media de adquisiciones y compras asciende a 1.098 €.
Información: www.acnielsen.com