El Parque Astérix cumple 25 años y abre el nuevo mundo de "Idéfix"

Ubicado a 30 kilómetros al norte de París, el parque que recrea las aventuras del galo más famoso del mundo celebra a partir de este mes de abril su 25 aniversario. Como novedad principal de las celebraciones se abre un nuevo espacio de 5.000 metros cuadrados, "El Bosque de Idéfix", orientado a niños de entre 3 y 11 años.

Luis Uribarri

"?Estamos en el año 50 antes de Jesucristo. Toda la Galia está ocupada por los romanos... ¿Toda? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor". Si reconoce esta cita, usted es fan de la historieta francesa más popular del mundo, la serie de cómics que narra las aventuras de Astérix el galo. Creada por René Goscinny (guión) y Albert Uderzo (dibujo), apareció por primera vez el 29 de octubre de 1959 en la revista Pilote antes de ser publicadas como álbum. Para hacerse una idea de la importancia del personaje y la saga en su país de origen, baste señalar que el primer satélite lanzado por Francia en 1965 se llamó Astérix.

El héroe galo y su inseparable Obélix no solo divirtieron sino que enseñaron a toda una generación qué eran los galos y la Galia, dónde se ubica la Bretaña francesa y cómo era la civilización romana, además de distinguir entre los distintos tipos de menhires y a suspirar, también, por los jabalíes asados y la poción mágica que otorga una fuerza sobrehumana. Ahora, el parque de atracciones inspirado en estos cómics celebra su 25 aniversario. Con este motivo, el Parc Astérix, ubicado en Plailly, en Oise, a una treintena de kilómetros al norte de Lutecia, perdón, de París, abre a partir del 12 de abril un nuevo espacio o mundo que se suma a los seis con que ya contaba. Se llama El Bosque de Idéfix y se añade a los mundos de La Galia, con el famoso pueblo galo, el Imperio Romano, Grecia, Egipto, Los Vikingos y el Viaje a través del Tiempo.

El nuevo bosque, de 5.000 metros cuadrados, tiene como protagonista a la simpática mascota de Obélix y se orienta principalmente a niños de entre 3 y 11 años, cuenta con cinco nuevas atracciones, una zona de juego, un punto de restauración y una tienda, resultado de una inversión de 3,5 millones de euros. Los grandes aficionados a estos cómics deben saber que Idéfix tuvo su propia serie de dibujos animados en los años 70 con una veintena de aventuras dedicadas a los más pequeños.

Los responsables del Parc Astérix proclaman que aquí la poción mágica se llama "tiempo libre y diversión". Por eso, si los desafinados cantos del bardo de la aldea gala no provocan su huida despavorida, los visitantes que se acerquen este año podrán elegir además entre32 atracciones y varios espectáculos diseñados para todos los gustos y edades. Con numerosos escenarios por explorar, el visitante podrá deslizarse en la piel de un espía romano para infiltrarse en el campo de los irreductibles galos, afrontar una tormenta a bordo de un barco-columpio o embarcarse en un drakkar vikingo.

Uno de los puntos fuertes de este parque es la legión de actores, dobles de personajes, acróbatas, domadores de animales, artesanos y magos que sorprenden a los visitantes por todas partes. Las atracciones más destacadas desde el punto de vista de la adrenalina son el Trueno de Zeus, considerada la mayor montaña rusa de madera de Europa, el espectacular gran ocho Goudurix y la Trace du Hourra, un descenso vertiginoso de 900 metros. En resumen, ¡Están locos estos romanos!

www.parcasterix.fr/es

Cómo llegar

El Parc Astérix está situado 30 kilómetros al norte de París, por la autopista A1 con dirección a Lille. Hay transporte en autobús desde el centro de París con salida diaria desde el Museo del Louvre (metro Palais-Royal, líneas 1 y 7). La parada está en el parking de autocares del Carrousel del Louvre (seguir los paneles Parking autocars). Hora de salida: 9.00 h. Hora de regreso: 18.30 h. desde el parking de autocares del Parc Astérix (a las 19.30 h. los domingos de junio). Consultar precios en vigor.