El médico de Ifni

A. Hernández

Hágase la salvedad de que Reverte no funda su trampantojo en plúmbeas descripciones del fascinante y contradictorio Marruecos, aprovechando su maestría en el arte del paisajismo, aunque tampoco lo desaproveche, sino que a favor del equilibrio narrativo -en el que no faltan los diálogos más veraces- dispone una técnica de contrapunto basada en trazar cuatro rasgos triviales, antes sugeridos que presentados, capaces de darnos una sensación de totalidad tan precisa como misteriosa de la escena. Y tal vez ese sea uno de los enigmas del artista integral rayano en el genio, el que consiste en dar la impresión de las cosas sin describirlas. Esta aportación en su narrativa es más importante que cualquier otro aspecto de la obra, que no abandona sus constantes de amenidad, ilustración y actualidad. Como tampoco el de la creación de personajes y espacios narrativos singulares para el catálogo de la imaginación que pone vestiduras a los hechos.

EL MÉDICO DE IFNI Javier Reverte Colección Areté. Plaza Janés 255 páginas. 20 €