El mapamundi de todos los mitos

Luis Pancorbo acaba de publicar un libro que son muchos libros. Se llama Abecedario de antropologías y revela el lugar donde se encuentra la isla más bella del mundo, la existencia de los Inmortales, cómo llegar al Séptimo Cielo, el origen de la Cábala, la creación del chacal y por qué conviene soñar con los Mares del Sur.

Mariano López

Luis Pancorbo acaba de publicar un libro que son muchos libros. Se llama Abecedario de antropologías y revela el lugar donde se encuentra la isla más bella del mundo, la existencia de los Inmortales, cómo llegar al Séptimo Cielo, el origen de la Cábala, la creación del chacal y por qué conviene soñar con los Mares del Sur. Luis Pancorbo lleva más de tres décadas con la maleta a cuestas, se diría que atraído, sobre todo, por las cosmogonías, el budismo, la estela de Robert Louis Stevenson y la mirada de quienes viven en los confines del mundo y aún hablan con la misma voz que sus antepasados.
Los capítulos de su serie televisiva Otros pueblos , subtitulados Encuentros , han sido una delicia, pero hablábamos, con razón, de la publicación de su nuevo libro. Dice Pancorbo, en el prefacio, que su nueva obra es el resultado de explorar, durante años, palabras que siempre le han atraído. "Este Abecedario -dice- trata de abundantes cuestiones de interés para el hombre moderno, sin olvidar las voces y entradas pergeñadas en función de la curiosidad, o las debidas a lo aleatorio o a lo inesperado. Figuran, y además de forma amplia, vocablos con los que diversos pueblos se han propuesto nombrar, y a veces iluminar, lo que les producía miedo o ignorancia. Aspiraciones, supersticiones, intentos, heterodoxias, tablas de náufrago, muchas marcas y pistas, antiguas y actuales, del ancho y dialéctico mapa del pensamiento, el que puede ser tan salvaje aquí como allá" .
Como cabe suponer, este Abecedario nos habla de muchas gentes que se llaman a sí mismos "las personas", "los hombres", "el género humano" , y que ahora están en peligro de extinción. También nos habla de sus lenguas, de sus creencias, del universo que refleja sus misterios y sus locuras y que morirá con ellos. Al parecer, pronto. En el mundo existen unas 6.500 lenguas diferentes, pero se pierden decenas todos los años. Hoy se cree que existen 52 lenguas con un solo hablante y 426 que se encuentran a punto de desaparecer completamente. Para el año 2050 se estima que se habrá extinguido el 90 por ciento de todas las lenguas que existen en el mundo. Resulta inevitable. Y demoledor.
El Abecedario se mueve, además, por el terreno de los grandes misterios de todos los tiempos: el Aleph, Babel, el Arca, los Templarios, los duendes de Irlanda o de Cornualles, el Rostro de Dios, el Zohar, el Vudú o la inalcanzable Thule. Aquí el libro se hace indispensable: una enciclopedia de saberes que siempre nos han inspirado, rondado o animado a pensar. Con todo, lo que a mí más me atrae de esta auténtica joya es su capacidad para encontrar cosas maravillosas o inesperadas, lo que los ingleses llamaron "serendipity" en homenaje a Serendip, también llamado Simbad, el de la lámpara mágica. No las desvelo. Sólo las apunto: qué tiene que ver California con Amadís de Gaula, quiénes son los musulmanes que no acuden nunca a las mezquitas, dónde es posible descubrir la lana más cara de todo el planeta o a qué dioses honran tres días de la semana inglesa. Además, también están los enredos propios de los diccionarios, como que, en este caso, después de los pashtunes vengan los pasiegos y, algo más allá, los patagones.
Un gran libro este Abecedario . Con la sabiduría y la humildad propia de quien ha viajado de verdad mucho. Empujado por la curiosidad y por la certeza de que nada humano le resultaba ajeno. Aún sigue. Sin ir más lejos, en esta revista, con " lunas " memorables. Buscando, quizá, ese lugar llamado " Trilce " que se inventó el poeta César Vallejo y del que dijo que tan cierto era que existía como que nunca llegaremos. Yo creo que no, que si realmente existe lo encontrará con absoluta seguridad Luis Pancorbo y hablará de él en estas páginas, en la televisión o en un nuevo libro, con el acierto de su estimado Stevenson, al que siguen llamando " tusitala ", el contador de historias.