El libro del mes (Junio)

La frase de Baltasar Gracián refiriéndose al espíritu de una ciudad determinada –clara por fuera y confusa por dentro– le cuadra bien a la Úbeda –la Bétula romana–, espejo del mejor Renacimiento español y viejo ejemplo de las más ajetreadas poblaciones del país, entre cuyos muros no han faltado ni las más deslumbrantes joyas arquitectónicas ni la presencia de un hampa coexistente con muestras de la nobleza y una notable hidalguía que pusieron pie y fama en las colonias de ultramar, como Alonso de Rivera y Zambrana, Gobernador de Chile.

Antonio Hernández

La frase de Baltasar Gracián refiriéndose al espíritu de una ciudad determinada -clara por fuera y confusa por dentro- le cuadra bien a la Úbeda -la Bétula romana-, espejo del mejor Renacimiento español y viejo ejemplo de las más ajetreadas poblaciones del país, entre cuyos muros no han faltado ni las más deslumbrantes joyas arquitectónicas ni la presencia de un hampa coexistente con muestras de la nobleza y una notable hidalguía que pusieron pie y fama en las colonias de ultramar, como Alonso de Rivera y Zambrana, Gobernador de Chile. De este carácter poliédrico se sirve el autor para conducirnos por la ciudad -su configuración física, sus tesoros artísticos- y por sus sombras, por el conglomerado espectacular de malentretenidos, bellacos y pícaros pululantes y por sus mancebías, un sobresaliente muestrario de soldados veteranos sin empleo o toda una legión de listados en un escaparate urbano propio de nuestra novela picaresca. Al contraste divino de esta antología real del deshecho, los religiosos hospitalarios, y, sobre ellos, la figura cumbre de San Juan de la Cruz en la estampa de su sufrimiento. Libro, por tanto, de una urbe compleja en sus siglos más refulgentes, el XVI y XVII, y de la que ahora también brilla por sus vericuetos de ayer su intrahistoria desvelada.

LA ÚBEDA DE VANDELVIRA
Arsenio Moreno Mendoza.
Andalucía Abierta. Fundación Lara.
227 páginas. 18 €.