El libro del mes

Antonio Hernández

El penúltimo zarpazo de la barbarie es el del soldado serbio sentado al lado de un cubo de ojos humanos. Con hielo los conservaría mejor. Pero respondió a quien se lo dijo que le daba igual porque todos los días le llevaban un cubo de ojos nuevos. Los buenos escritores rebajan el drama, y no hay drama como el polaco, tan cerca de Rusia y de Alemania. Si acaso, el judío, que en este libro cobra este protagonismo con centro o diana en el holocausto. Menos mal que el tema se aborda con el ámbar de una literatura que, amén de espeluznante, es delicada y tiene la finura de la metáfora llevada a su mejor expresión, aunque no falte su garabato. El viaje a Polonia es, pues, terrible y musical según la armonía expresiva de David Torres, contagiosa en su rapto patético o en su fuga de desenfado, y con esa pegada del escritor de raza capaz de noquear con un símil o con una sinestesia. Vale tanto esta crónica por lo que se dice como por la manera de decirlo, y tanto para los iniciados como para los legos en la más exigente literatura, capaz de descubrirnos que "todo el lago centellea en una perspectiva de diamante" por lo evidente de que "el sol brilla en lo alto".

LA SANGRE Y EL ÁMBAR. VIAJE A POLONIA CON SUBTÍTULOS. David Torres
Ediciones B
300 páginas
17,50€