El extraño caso de Bill Bryson

La ironía es la principal herramienta de Bryson, el escritor de viajes más popular de la actualidad. No obstante, los lectores españoles apenas conocen al autor por el "best seller" de divulgación científica "Una breve historia de casi todo".

Pablo Fernández

Resulta revelador descubrir que el autor de libros de viajes más leído en todo el mundo sólo tiene uno editado en España. Pero mejor no sucumbir al desaliento. Al abrir En las antípodas (RBA), el lector descubre inmediatamente con quién se está codeando: "En el avión que me llevaba a Australia, suspiré al darme cuenta de que había vuelto a olvidar quién era su primer ministro. Siempre me pasa lo mismo con el primer ministro australiano, me fío de mi memoria y lo olvido (generalmente casi al instante), y eso me hace sentir muy culpable. A mi juicio debería haber alguien más fuera de Australia que lo supiera".

En los últimos 25 años, Bill Bryson ha viajado por América, Europa, África y Oceanía. Títulos como The Lost Continent, Neither Here Nor There: Travels in Europe, Notes from a Small Island, A Walk in the Woods... han pasado a engrosar las listas de best sellers internacionales y han convertido a Bryson en toda una figura en Estados Unidos -lugar donde nació- y Gran Bretaña -su tierra de adopción-.

Curiosamente, el mayor éxito en España de este socarrón nacido en el año 1951 ha sido Una breve historia de casi todo, un ensayo de divulgación científica que se ha convertido en uno de los grandes referentes del género (ya ha visto la luz la decimosegunda edición). La otra obra de Bryson que se puede conseguir en las librerías españolas es la breve y divertidísima Shakespeare, una desmitificadora biografía del bardo de Stratford-upon-Avon.

Por lo tanto, el aficionado a la literatura de viajes sólo puede disfrutar en español del periplo de Bryson por las antípodas. Una pena. La principal característica de Bryson es el humor: "Llegar a la Estación Central de Ámsterdam es una experiencia extraña. Está en una céntrica y soleada plaza de la ciudad, a un paso de la calle principal, la calle Damrak. Una vez que sales por la puerta principal, ahí están, enfrente de ti -¡Dios mío!-... todos los hippies que han sobrevivido" (Neither Here Nor There). En muchas ocasiones, el escritor de Des Moines (Iowa) se convierte en el protagonista absoluto de sus relatos, incluso por delante de los propios destinos que visita: "Nací en Des Moines. Alguien tenía que hacerlo" (The Lost Continent).

No obstante, cuando hay que ponerse serio, Bryson sabe hacerlo. Made in America, uno de sus libros más aclamados por crítica y público, analiza la cultura popular estadounidense y la evolución del idioma en el país norteamericano. Esta obra constituye un buen ejemplo de que la vieja máxima de informar, formar y entretener aún resulta alcanzable.

El capítulo dedicado a la conquista del Oeste comienza así: "En 1803, Thomas Jefferson realizó una de las mejores compras de la historia. Al precio aproximado de tres céntimos el acre, adquirió a los franceses la mayor parte del terreno que más tarde se transformaría en doce Estados (Arkansas, Iowa, Kansas, Louisiana, Minnesota, Missouri, Montana, Nebraska, Oklahoma, Wyoming y las dos Dakotas). Esto equivalía a duplicar el tamaño de los Estados Unidos. Aquella compra es conocida como ‘La venta de Louisiana''...". ¿Quién no seguiría leyendo?