Diez consejos para disfrutar bajo el agua en vacaciones

Muchos destinos permiten combinar el viaje con la práctica del buceo. Este deporte, que necesita una preparación previa y un equipo especial, puede conllevar ciertos riesgos, por lo que es conveniente estar bien preparado.

Carlos Perelló
 | 
Foto: Ximena Maier

1. ¿Qué requisitos se necesitan para practicar el buceo?
Ser mayor de 14 años, tener licencia federativa y disponer de un seguro de accidentes y responsabilidad civil. Es más que aconsejable estar en buenas condiciones físicas.

2. ¿Cómo puedo demostrar que estoy en buenas condiciones físicas?
Pasando con éxito un análisis, un electrocardiograma, una espirometría, una revisión de oídos y una comprobación de la capacidad cardiovascular. Y presentando un certificado médico que acredite que se es apto para el buceo.

3. ¿Qué enfermedades son incompatibles con la práctica del submarinismo?
Ciertas enfermedades crónicas como, por ejemplo, asma, epilepsia y dolencias de corazón.

4. ¿Qué es la licencia federativa y cómo se puede obtener?
La licencia federativa faculta para practicar el submarinismo en aguas de cualquier país del mundo hasta una profundidad de 20 metros si se es buceador de una estrella; si se desea aumentar la profundidad hasta 30 ó 40 metros, es necesario ascender en el rango (dos y tres estrellas) y acreditar haber realizado un mínimo de 40 inmersiones. La mejor forma de obtener información sobre cursos y titulaciones es a través de la Federación Española de Actividades Subacuáticas, FEDAS (www.fedas.es), integrada por las diferentes federaciones autonómicas.

5. ¿De qué se compone el equipo básico de un submarinista?
De un traje isotérmico de neopreno que ayuda a mantener la temperatura corporal, aletas, gafas o máscara, botellas de aire comprimido, chaleco hidrostático o jacket que permite controlar la flotabilidad, cinturón de plomos, que sirve de lastre para que el buceador pueda sumergirse, y el regulador, imprescindible para respirar bajo el agua. La mayoría de los centros especializados alquilan los trajes de buceo.

6. ¿Qué necesito, si soy principiante, en mis primeras inmersiones?
Ir acompañado de un mínimo de dos buceadores y disponer de un equipo básico de submarinismo que incluye un chaleco compensador de flotabilidad con hinchado automático y bucal, botella con sistema de control de presión interior, un profundímetro y tablas de descompresión u ordenador.

7. ¿Los niños pueden bucear?
Sí, a partir de diez años. Eso sí, deben contar con el Certificado Scuba Junior, y deberán ir acompañados siempre de parientes o un tutor.

8. ¿Cómo me inicio en el buceo?
A través de cursillos que se realizan en centros situados en la costa, en zonas de interior a través de organismos federativos o en los resorts vacacionales. Los cursillos suelen durar entre tres y siete días para adquirir nociones básicas e incluyen clases teóricas y prácticas en piscinas, y cuando están en centros del litoral, perfeccionamiento en el mar.

9. ¿Qué necesito para bucear a nivel internacional?
La licencia PADI (Asociación Profesional de Instructores de Buceo), que es el organismo que ofrece los cursos más conocidos. El Open Water Diver, el curso más popular, está reconocido en todo el mundo.

10. ¿Qué coberturas son las más importantes en un seguro si voy a practicar submarinismo?
Primero, tener en cuenta que se está realizando un viaje, por lo que el seguro debe cubrir toda la duración del mismo y, además, prestar la asistencia necesaria en caso de que ocurra algún tipo de incidente cubierto. Es fundamental que al contratar el seguro se confirme que cubre la práctica de los deportes o actividades de riesgo, más concretamente el buceo, pues suelen estar excluidas de la gran mayoría de seguros no especializados. Entre las coberturas destacadas, es imprescindible que asegure la asistencia sanitaria, medicoquirúrgica y de hospitalización en caso de enfermedad o accidente.

Y además...

• Como en muchos otros viajes, organizarlo y reservarlo con antelación, lo que permite disfrutar de mejores opciones y de precios más ajustados.

• Acudir a agencias que ayuden a organizar el viaje con plenas garantías de que son especialistas y de que los profesionales que van a participar son de alto nivel.

• Comprobar que el seguro cubre los gastos por el uso de una cámara hiperbárica en caso de un accidente por descompresión.