Qué comer antes y durante de un vuelo

Descansar bien, beber mucha agua y comer alimentos ligeros es fundamental para evitar trastornos digestivos.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

¿Estás pensado en realizar un vuelo de larga distancia estas vacaciones? Si es así, debes saber que dormir bien, beber agua y comer alimentos livianos y fáciles de digerir como yogures, purés o verduras cocidas ayuda a paliar las molestias digestivas que puedan ocasionar los vuelos largos. Y es que en cada viaje el cuerpo necesita un periodo de adaptación y en ese proceso debemos ayudarle con lo básico.

En este sentido, de la mano de la médico y bloguera Mariana Calleja,  el metabuscador de vuelos Skyscanner ha elaborado una serie de sugerencias fáciles y esenciales para prevenir inconvenientes y asegurar que llegues a tu destino sin ninguna molestia, y sobre todo, que puedas comer y disfrutar todo lo que se te antoje.

Hidratación

Mantener buenos niveles de ingesta líquida en todo momento es esencial para el cuerpo. Pero cuando vas a viajar se vuelve aún más importante ya que habrá diversos factores externos que van a influir. El cuerpo suele deshidratarse debido a los cambios de presión y al aire acondicionado en cabina. Es por esto que se recomienda beber suficiente agua antes del viaje. Con una buena hidratación podrás prevenir molestias digestivas, musculares (como calambres) y hasta trastornos del sueño.

Es siempre recomendable elegir agua, bebidas sin gas y/o con poca azúcar. Esto ayudará a que el cuerpo se mantenga menos hinchado, sin mayores molestias y en mejor funcionamiento durante el vuelo. Se recomienda también evitar bebidas alcohólicas ya que éstas harán que te deshidrates aún más.

ISTOCK

Alergias alimentarias y requerimientos dietéticos

Si se tiene alguna alergia alimentaria o requerimientos dietéticos especiales, se debe preparar un mini botoquín antes del vuelo con todo lo necesario para evitar ratos incómodos. Para los intolerantes a la lactosa, por ejemplo, es buena idea llevar comprimidos que ayuden a digerir la lactosa, útiles en esas ocasiones en que se tiene opción. Se consiguen fácilmente en cualquier farmacia y herbolario. En cualquier caso, en ese mini botiquín también es útil incorporar antihistamínicos para posible pequeñas alergias que aparezcan en el camino.

Comida de avión

No es secreto que estos alimentos preparados son diferentes de los que habitualmente comemos en casa. Suelen tener ciertos aditivos para que el sabor pueda ser percibido por tus papilas gustativas, ya que en las alturas las sensaciones suelen verse un poco alteradas. Si se tiene la tripa algo sensible, es recomendable evistar menús con ingredientes lácteos, verduras sin cocer o ensaladas, ya que pueden provocar gases, y hasta diarrea en algunos casos.

Alimentos livianos y fáciles de digerir

Las molestias digestivas en vuelos de larga distancia son muy frecuentes y generan gran incomodidad. Una tripa inquieta te puede afectar el sueño, la tranquilidad, el descanso y hasta el disfrute de tu viaje. La buena noticia es que es prevenible. Basta con escoger alimentos livianos, cocidos y sin irritantes, especialmente si sabes que tienes una sensibilidad especial. Los yogures, purés, verduras cocidas, arroz y/o pasta (fideos) son tus aliados en vuelos largos.

También, es útil tener snacks saludables a mano, especialmente si sufres de acidez, reflujo o intestino irritable. Se recomienda en estos casos poner algo saludable (frutos secos, barras de granola, plátanos…) en tu estómago cada 3 horas como máximo.

ISTOCK

Alimentos irritantes

Hablamos especialmente de condimentos y salsas, picantes, lácteos, ácidos, frituras, bebidas alcohólicas, café y en algunos casos, combinaciones excesivas de sabores. Es cierto que no todas las personas sufren de trastornos alimenticios. Sin embargo, se sabe que un mayor porcentaje de la población mundial sufre de alguna reacción alimentaria en algún momento de su vida, incluso cuando no somos del todo conscientes de ello.

Higiene dental

Porque la digestión comienza en la cavidad oral, nunca debemos olvidar la higiene de nuestra boca. Largas horas sin la higiene adecuada pueden provocar daños e inflamaciones a nuestras encías y piezas dentales. La limpieza oral es esencial para mantener un ecosistema saludable que comienza en nuestra boca y continúa por todo el tracto digestivo.

// Outbrain