Celebramos el Día Europeo del Arte Rupestre visitando estas "capillas sixtinas" prehistóricas

Desde Altamira, cueva que da origen a esta celebración del patrimonio europeo el 9 de octubre, hasta el valle del Vézère, en Francia. Desde Noruega hasta el valle del Côa, en Portugal. Repasamos algunas de las joyas artísticas de la prehistoria que son Patrimonio de la Humanidad

Redacción Viajar
 | 
Foto: acongar / ISTOCK

¿Por qué el 9 de octubre es el Día Europeo del Arte Rupestre? Esta fecha coincide con el aniversario (este año, el 118) de la carta escrita por el arqueólogo francés Émile Cartailhac a la familia de Marcelino Sanz de Sautuola, descubridor de la cueva de Altamira junto con su hija María, reconociendo que se había equivocado al poner en duda la autenticidad de los descubrimientos de arte rupestre paleolítico en la cueva de Cantabria. Émile rectificó públicamente con el artículo La grotte d’Altamira, Espagne. Mea culpa d’un sceptique de 1902. 

Este día forma parte de los European Heritage Days, las jornadas europeas de patrimonio, después de que la Asociación Europea Caminos de Arte Rupestre Prehistórico (Prehistoric Rock Art Trails) promoviera la celebración de esta jornada y el Consejo de Europa y la Comisión lo aceptaran el año pasado. La asociación, por cierto, cumple 10 años este 2020. 

El Abri du Poisson (abrigo del pez) es uno de los yacimientos paleolíticos del Vézère. Debe su nombre a este bajorrelieve de un salmón de hace 25.000 años.  | Philippe Berthé/Centre Des Monuments Nationaux/2020

El arte rupestre prehistórico aparece en Europa hace unos 42.000 años (según las últimas investigaciones) y en algunas regiones dura hasta períodos históricos. Desde 1976, diferentes áreas y sitios han sido clasificados como Patrimonio de la Humanidad. Actualmente 11 yacimientos de arte rupestre cuentan con este reconocimiento en los 47 estados del Consejo de Europa. Además, más de 250 sitios de arte rupestre están abiertos al público en los países miembros del Consejo.

Cueva de Tito Bustillo, en Ribadesella, con sus pinturas de caballos y renos. | Turismo Asturias

En España, dos áreas con tesoros rupestres están incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad: el arco mediterráneo y el norte de la península. En el primero están incluidos yacimientos desde los Pirineos hasta Granada, entre los que destacan los de Ulldecona, en Tarragona. En él está el conjunto más grande de pinturas rupestres de toda Cataluña. 

En el segundo están incluidas todas las cuevas de la cornisa cantábrica, desde Altamira hasta Tito Bustillo, Covalanas, Chufín... Algunas de ellas no se pueden visitar, pero otras sí. Por ejemplo, la cuevona de Ardines, integrada en el sistema cavernario de Tito Bustillo. Posiblemente a través de ella se accedía al sector oriental de la cueva de Tito Bustillo, pero un derrumbe ocurrido hace miles de años dificultó la conexión entre ambas. 

La cuevona de Ardines, contigua a las cuevas de Tito Bustillo, en Ribadesella.  | Turismo Asturias

Muchos de los centros que gestionan estas cuevas se han unido a la celebración de este día con jornadas de puertas abiertas. En el Centro de Arte Rupestre de Tito Bustillo, en Asturias, hay actividades para niños, pero también muestras de diferentes útiles prehistóricos..., así como en el también asturiano Parque de la Prehistoria, en Teverga. Y, por supuesto, la cueva que ha dado origen a esta celebración también se suma a los festejos. El Museo de Altamira tiene programados unos talleres hasta el 12 de octubre sobre la Sala de los Polícromos de la cueva, un espacio donde las diferentes culturas Paleolíticas dejaron su huella durante más de 20.000 años. Hay que recordar que la cueva de Altamira no permite visitas, pero sí su réplica, la Neocueva en el Museo de Altamira, ubicado a escasos metros de la cavidad original. 

Aprovechamos esta jornada para recorrer el arte rupestre que ha sido catalogado como Patrimonio de la Humanidad en Europa. ¿Nos acompañas?