Más de 300 kilómetros: así es la cueva submarina más grande del mundo, en la Riviera Maya

Se extiende a lo largo de 347 kilómetros, conformándose como el sistema de cuevas inundadas más grande del mundo que esconde misterios mayas de miles de años atrás.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Reinhard Dirscherl / GETTY

Desde 1987 se llevan investigando y descubriendo un gran sistema de cuevas submbarinas a 5 kilómetros del norte de Tulum. Este descubrimiento, durante muchos años, solo fue un dato curioso.

No fue hasta 2011 cuando diversos investigadores descubrieron que se trataba, en realidad, de todo un sistema interconectado de 230 kilómetros explorados y registrados en mapas. Como informa el diario MxCity, para mayo de 2017 se registró una longitud de 259 kilómetros, y 270,2 kilómetros para 2018.

Este diario afirma que la peculiaridad de este descubrimiento surge que, desde principios de 2007, estas dos cuevas subacuáticas, la de Sac Actún de 263 kilómetros y el Sistema Dos Ojos de 84 kilómetros, fueron tomadas por separado.

No ha sido hasta este mismo año cuando los científicos mexicanos han descubierto que, realmente, este sistema de cuevas está unido y que se extiende a lo largo de 347 kilómetros de largo.

Un lugar arqueológico submarino

Pero no solo eso… gracias a la investigación del arqueólogo Guillermo de Anda del INAH se ha descubierto que este lugar sumergido es uno de los lugares arqueológicos más importantes del mundo, pues en su interior encontramos cientos de artefactos mayas.

Entre los artefactos mayas que se han extraído se encuentran cerámicas, restos humanos primitivos, perezosos gigantes, tigres y fauna extinta. Pero uno de los hallazgos más importantes es el llamado “Joven de Chan Hol”, un cuerpo colocado en una ceremonia funeraria realizada al final del Pleistoceno, cuando el nivel del mar estaba 120 metros por debajo del actual.

Las investigaciones han sugerido que este joven tiene una edad de 13.000 años de antigüedad. Aunque no es el único… bajo las aguas y entre cuevas submarinas también se han encontrado los restos de una mujer adolescente con una antigüedad estimada entre 12.000 y 13.000 años.

Es, en definitiva, un nuevo descubrimiento que nos hace reflexionar sobre la importancia de descubrir lo que hay en los fondos marinos que, cómo podemos comprobar, están plagados de misterios.