¿Qué pasa cuando se juntan en un caserío una diseñadora, un fotógrafo y dos reposteros? Bienvenidos a Zearreta

Un pequeño pueblo vizcaíno acoge el proyecto, que busca dar a conocer a la comunidad los productos más auténticos

Beatriz Pérez
 | 
Foto: Zearreta

En medio de una pandemia mundial que ha frenado considerablemente el comercio, todavía hay hueco para los emprendedores. Es el caso de Zearreta, una pequeña tienda familiar de gastronomía y productos artesanales que abrió sus puertas el pasado mes de julio en el pueblo vizcaíno de Barrika.

El equipo lo forma la diseñadora de joyas Inés Susaeta; los fundadores de la pastelería Abasotas, Isabel Serna y Nikola Susaeta, y el fotógrafo Iker Basterretxea. A raíz de buscar un espacio donde trabajar los cuatro y crear una marca paralela a sus trabajos normales, encontraron el caserío que le dio el nombre a este negocio que mezcla los dos mundos en los que trabajan: la artesanía desde la joyería y desde la gastronomía. Todo el equipo afronta el proyecto “con la intención hacer las cosas por pasión, sin estar preocupados por si el producto se va a vender mucho o no”, cuenta Nikola Susaeta.

Zearreta

Por ahora, Zearreta cuenta con un obrador de pastelería donde elaboran y venden sus tartas, así como un pequeño espacio con objetos artesanales que muestra de lo que será la tienda cuando el proyecto finalice.

Pero además de sus propios productos, se puede encontrar una selección de otras marcas que consumen y quieren dar a conocer a la comunidad. Según explica Susaeta, “cuando te pones en contacto con una marca a la que admiras, estás conociendo a la persona que hay detrás, y eso es lo que más nos interesa y motiva a nosotros a la hora de tomar las decisiones”.

Zearreta

Entre los productos gastronómicos que ofrecen, destacan los panes de masa madre de 'Gure Ogia', sobrasada de' Can de Ferrerico' traída directamente desde Mallorca o incluso una selección de vinos de 'La Granja Nuestra Señora de Remelluri'. Por otro lado, en cuanto a la artesanía, se pueden encontrar tarteros de ‘Siete Formas’ de Madrid, menaje de cocina de los hermanos Orta de Navarra o los cuchillos de 'Pallarès', entre otros.

Zearreta

Un centro de ideas

Pero Zearreta es más que una tienda enfocada en la venta de productos. Sus fundadores quieren convertir el caserío en un lugar donde intercambiar ideas con profesionales referentes en su campo: “es nuestra pequeña manera de intentar traer aquí a esa gente brillante y conocerlos más, desenmascarar a personas que conoces del día a día y con los que empiezan a identificar puntos en común y compartir conocimientos”. Así, de cara al verano que viene, esperan poder organizar charlas o eventos en los que puedan atraer a esas personas y aprender de ellas.

Zearreta

Desde mediados de julio, Zearreta abre los fines de semana y hasta sus puertas se desplazan alrededor de 150 personas cada semana. A finales de este mes las obras habrán acabado y abrirán toda la instalación para dar cabida al resto de objetos. La idea es que los visitantes acudan siempre bajo cita para poder “contar de manera personal por qué hemos elegido esos productos, qué es lo que nos gusta de ellos”.

Así, de un antiguo caserío prácticamente abandonado ha surgido un proyecto que une la modernidad con la tradición y reivindica la supervivencia del pequeño comercio como un servicio a la comunidad.