Decálogo para féminas decididas

1 Localizar los lugares de encuentro de viajeros independientes: algunas guías de viaje, como la Lonely Planet, informan sobre los cafés o albergues juveniles donde se pueden compartir experiencias con otros viajeros.

2 Cuidar el lenguaje corporal: mantener la cabeza en alto, caminar decidida y actuar segura de sí misma puede salvar de convertirse en objetivo de quienes buscan turistas desorientadas o tímidas. De igual modo, hay que evitar el contacto visual continuado con hombres desconocidos cuando se visita Asia, África y Oriente Medio.

3 Mejor, casada: aunque sea soltera, es conveniente llevar un anillo de casada para evitar molestias o acosos. Enseñar fotos de la pareja -inventada o no- produce el mismo resultado.

4 Hablar con la gente: algunas de las experiencias más interesantes de los viajes se viven al aceptar una invitación a cenar en casa de un nativo. Comunicarse aunque sea a través de gestos con mujeres, niños o ancianos no suele traer ningún disgusto y sí muchas sorpresas agradables.

5 Ser flexible: no desanimarse ante los imprevistos que puedan retrasar la partida desde una localidad. Gracias a ellos, por ejemplo, se puede conocer gente que de otro modo no se hubiera conocido. No dudar tampoco en quedarse más tiempo si el lugar así lo merece.

6 Descansar: resulta muy importante saber cuándo nuestro cuerpo necesita unos días para relajarse. Elegir una ciudad sin demasiados puntos de interés es una buena alternativa para descansar, leer y refl exionar.

7 Sentido común e intuición: evitar callejones oscuros y cuidar de a quién se dice que se viaja sola constituyen algunas de las actitudes básicas que hay que tener al desplazarse. Ante la duda, lo más conveniente es seguir la intuición y dejar la aventura para otras ocasiones del viaje.

8 Observar: cómo visten las mujeres en el país que se visita, cuál es su rol en su cultura, cómo se comportan públicamente, qué lugares no visitan...

9 Ligera: meter en el equipaje lo justo y necesario, mejor ropa vieja que se pueda ir abandonando según se vaya utilizando. No hay que olvidar que muchas cosas pueden comprarse durante el viaje.

10 Ayuda: no tener pudor en pedir ayuda si se siente que se está en peligro. La gente suele ser muy amable con las mujeres que viajan solas, sobre todo en Oriente Medio y Asia.