Lo que debes saber si vas a alquilar tu casa por Airbnb para la final de la Champions

Nueve años después y a escasos días de la final de la Champions, Madrid ya ha empezado a prepararse para acoger a cientos de aficionados del Liverpool y del Tottenham. Un evento que este año cambiará el Bernabéu por el Wanda Metropolitano y que ya ha empezado a traer a no pocos seguidores a la capital española. El próximo fin de semana se prevé la llegada de entre 70.000 y 100.000 hinchas ingleses.

Redacción Viajar

La ocupación hotelera roza el 95%. La demanda ha disparado los precios y el importe medio de una habitación para el 1 de junio es de 300 euros. Ante el precio de los hoteles, el alquiler de apartamentos se ha convertido en una alternativa, aunque cara también. No es difícil encontrar estos días viviendas de alquiler por más de 7.000 euros en los alrededores del estadio. Además, hay que considerar que el perfil de inquilino no parece -a priori y en términos generales- el más idóneo, pues esta celebración deportiva suele congregar a un target joven y venir acompañada de un consumo excesivo de alcohol, entre otros.

herraez

Cómo proteger nuestra casa ante posibles desperfectos

Por eso precisamente el comparador de seguros de hogar Acierto ha analizado qué deberíamos tener en cuenta para protegernos en caso de desperfectos si hemos alquilado nuestro piso para la Champions. En el caso de Airbnb, por ejemplo, la propia compañía ofrece una garantía para anfitriones que cubre los daños que causen los huéspedes. Y lo hace hasta un límite de 800.000 euros. De lo que no se hace cargo la garantía es de las demandas de terceros por lesiones personales, en cuyo caso se encarga el seguro de protección para anfitriones. El programa, además, cubre ciertos daños a la propiedad en zonas comunes fuera del alojamiento, así como los daños que pueda sufrir un huésped durante su estancia.

Si lo alquilamos por otra plataforma o por nuestra cuenta, deberíamos revisar nuestro seguro de hogar. Para empezar, la vivienda no debería figurar como vivienda principal, sino que deberemos informar de que la empleamos para alquileres vacacionales.

Es importante informarse de la legislación local para conocer qué obligaciones tienen los propietarios de una vivienda destinada al alquiler vacacional, aunque lo normal es que, como mínimo, se exija un seguro de Responsabilidad Civil para el hogar. Esta se hará cargo de lo que le pueda ocurrir a los huéspedes (si se desprende un aplique de la pared y hiere a alguien, por ejemplo), pero no de lo que le pase a nuestra vivienda.

Situado en una zona tranquila y segura dentro del casco antiguo, este alojamiento es el punto perfecto desde el que descubrir la cultura y gastronomía de la ciudad.  | Antoni Nguyen

Por fortuna, muchas aseguradoras ofrecen pólizas exclusivas para este tipo de actividad. Lo básico será que contemple los daños que los inquilinos puedan causar en la vivienda, como la rotura de un mueble o de la televisión. También es interesante que el seguro nos cubra en el caso de que un huésped sufra un robo en la casa. Además de lo anterior, es bueno contar con otras coberturas que suelen figurar en el seguro de nuestro hogar y que contemplan los posibles daños causados por el agua, averías eléctricas, incendios, fenómenos naturales, etcétera.

Tampoco hemos de perder de vista las probables quejas de los vecinos de nuestra comunidad, que pueden verse afectados por el ruido e iniciar una queja o proceso legal.

Los hosteleros tienen miedo de los hooligans

Más allá de lo comentado, tampoco están contentos todos los hosteleros. Muchos bares de la capital temen el fenómeno hooligan. Tal es el miedo, que algunos negocios -especialmente aquellos que se encuentran entre la zona de Colón y Goya- cerrarán durante el día de la final para ahorrarse percances. La mayoría de los que lo harán tomarán precauciones como consecuencia de malas experiencias pasadas. Los que sí se mantendrán abiertos reforzarán las medidas correspondientes a garantizar la seguridad de la clientela y de las instalaciones.

Eloi_Omella / ISTOCK

Dejando a un lado las desventajas que algunos aficionados con escasa consideración podrían ocasionar, no debemos perder de vista una de sus ventajas más obvias: el gasto que se dejarán en la ciudad de Madrid. Se estima que el impacto económico de la Champions será de 125 millones de euros.

En cualquier caso, no son los únicos dispuestos a gastar en fútbol: los futboleros españoles se dejan hasta 3.000 euros anuales. Y aquí entran desde las suscripciones a la televisión, las apuestas, el merchandising, hasta la comida, las entradas y los desplazamientos. Teniendo en cuenta que 7 de cada 10 españoles es aficionado a este deporte, no está nada mal.