De excursión por el Camino de los Cátaros

En su huida de la Inquisición, los Cátaros dejaron atrás parte de su cultura en forma de arquitectura que ahora se puede recorrer a través de rutas de senderismo.

Foto: ISTOCK

El departamento francés de Aude -cuya capital es Carcassonne- es un antiguo feudo cátaro donde seguir los pasos de su cultura no es complicado. Aquí, los castillos medievales se levantan en lo alto de espolones rocosos mientras la naturaleza sigue su curso en forma de bosques y gargantas.

En este escenario, Rendezvous en France, organismo oficial de Turismo de Francia, propone una ruta de senderismo de 4 días por parte del Camino de los Cátaros. Concretamente, recorre los poco más de 40 kilómetros que separan Axat de Duilhac.

La primera etapa es de 14 kilómetros y une Axat con Aigues Bonnes. En el trayecto, la naturaleza del "Forêt de Fontanilles" y sus osos pardos serán los protagonistas, así como el río Aude. Además, el castillo de Puilaurens, a 700 metros de altura, es un gran ejemplo de arquitectura medieval.

Continuando el camino, la segunda etapa recorre los 15 kilómetros que separan Aigues Bonnes de Prugnanes a través de la gargantas de San Jaumes y el valle de Fenouillèdes, mientras que la tercera consta de 17,5 kilómetros y parte de Prugnanes para llegar a Duilhac. En el recorrido, el senderista podrá disfrutar de las gargantas de Galamus y de la ermita de Saint Antoine, así como de las aguas del Agly. Antes de llegar a Duilhac, es de imprescindible visita el casillo de Peyrepertuse, a 800 metros de altura y una de las fortalezas más impresionantes del camino.

La última etapa es de 16 kilómetros y es un trayecto circular desde Duilhac. Este recorrido llega hasta el castillo de Quéribus, en las inmediaciones de Cucugnan, un pequeño pueblo rodeado por viñedos que fue el último bastión de la resistencia cátara.