De ánimas y fantasmas en la Noche de los Difuntos de Soria

Desde hace 29 años Soria celebra una Noche de Difuntos muy especial con Gustavo Adolfo Bécquer y su leyenda "El Monte de las Ánimas" como protagonistas.

Cada la Noche de Difuntos (1 de noviembre) Soria celebra el Festival de las Ánimas, en el que monjes templarios, esqueletos y títeres gigantes recorren la ciudad recordando la leyenda de "El Monte de las Ánimas" de Gustavo Adolfo Becquer, considerada el mejor cuento de terror de la literatura castellana.

Las celebraciones comienzan con un pasacalles que recorre la zona más antigua de Soria, sus ruinas y sus principales monumentos hasta llegar al puente de piedra donde nace el Monte de las Ánimas. El pasacalles va guiado por candiles y antorchas y está formado por inmensos esqueletos, estandartes medievales, títeres gigantes, monjes templarios y otros espectros de la noche. Además, música en directo y fuegos pirotécnicos acompañaran a esta curiosa procesión creando un ambiente lúgubre y misterioso. Entre los músicos se encuentra un grupo infantil de tambores templarios junto con dos grupos de música folk.

Una vez llegado al Monte de las Ánimas, junto a una hoguera, de D. Ramón Langarealizará una lectura de la leyenda de Bécquer. Tras la misma, se construirá con las ascuas de la hoguera un manto ígneo de brasas por el que pasarán descalzos los más valientes. Finalmente una performance de lámparas de papel con palabras de la leyenda que se lanzarán al cielo será la despedida a esta noche mágica y terrorífica.

Por otra parte, durante toda la semana (del 26 de octubre al 1 de noviembre) lasruinas de la iglesia de San Nicolás serán el escenario de lecturas de algunos de los mejores cuentos de terror de la literatura universal escritos por autores como Lovecraff o Poe.

Además, el 31 de octubre, en Garray, a 7 km de Soria y donde se encuentran las ruinas de Numancia, se celebrará el Rito Samaín, de origen celtibérico y en memoria de los difuntos y antepasados.

"(...) Y desde entonces dicen que cuando llega la noche de Difuntos se oye doblar sola la campana de la capilla, y que las ánimas de los muertos, envueltas en jirones de sus sudarios, corren como en una cacería fantástica por entre las breñas y los zarzales. Los ciervos braman espantados, los lobos aúllan, las culebras dan horrorosos silbidos. Y al otro día se han visto impresas en la nieve las huellas de los descarnados pies de los esqueletos. Por eso en Soria lo llamamos el Monte de las Ánimas, y por eso he querido salir de él antes que cierre la noche". (Texto de la leyenda becqueriana)