Coral Bloom: así son los hoteles que Norman Foster ha creado para la isla delfín del Mar Rojo

La isla Shurayrah es el epicentro del nuevo proyecto turístico que Arabia Saudí está desarrollando en pleno mar Rojo y que ya cuenta con los diseños del prestigioso Norman Foster para echar a andar

María Escribano
 | 
Foto: The Red Sea Development Company

Esta isla que os mostramos en la siguiente imagen con forma de delfín es la isla de Shurayrah, en el mar Rojo, y alberga la cuarta barrera de arrecifes de coral más grande del mundo.

Vista aérea de la isla de Shurayrah. | The Red Sea Development Company

También es la isla central del Red Sea Project, el megaproyecto turístico de hoteles y complejos residenciales que Arabia Saudí anunció en 2017 y que ya va tomando forma.

Y es que los arquitectos liderados por Norman Foster, de Foster+Partners, acaban de desvelar las primeras imágenes de los 11 complejos turísticos que están diseñando en Shurayrah. Estos complejos reciben el nombre de Coral Bloom y han sido presentados por el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, presidente también de la Red Sea Development Company.

Diseños de Foster+Partners.  | The Red Sea Development Company

Gerard Evenden, jefe del estudio de arquitectura Foster+Partners, ha explicado que desde el principio la intención del diseño era proteger esos arrecifes de coral y, para ello, debían optar por estructuras lo más livianas posibles para que no los dañaran. Los diseños de Coral Bloom están inspirados en la flora y fauna del lugar y no solo intentan mostrar una arquitectura innovadora, sino también un diseño sostenible. Es decir que no solo protejan el medio ambiente, sino que ayuden a regenerarlo.

Vista aérea del Red Sea Project.  | The Red Sea Development Company

Por eso, el plan está diseñado para evitar la interrupción de los manglares de la isla y de otros hábitats a la vez que proporciona defensas naturales contra la erosión. Además, se van a crear nuevos hábitats para mejorar el estado natural de la isla; entre ellos, una nueva laguna que contribuirá a elevar el nivel de la tierra y a la vez proporcionará una capa defensiva ante el aumento del nivel del mar.

Vista de dos de los hoteles.  | The Red Sea Development Company

No habrá edificios de gran altura, para permitir las vistas, y todos los hoteles y villas estarán integrados en el paisaje. Su fabricación se hará con materiales ligeros con una masa térmica baja y se crearán fuera de la zona, para causar menos impacto en el medio ambiente. “Nuestra visión de Shurayrah está inspirada en el estado natural de la isla, con hoteles diseñados para dar la impresión de que han sido arrastrados por las playas y se han ubicado entre las dunas como si fueran una madera flotante”, explica Evenden.

Vista de los hoteles diseñados por Foster.  | The Red Sea Development Company

Los 11 hoteles de Shurayrah serán operados por algunas de las marcas hoteleras más famosas del mundo y todos incluirán espacios más amplios adaptándose a una era de pandemia. No habrá, por ejemplo, estrechos corredores interiores para evitar zonas cerradas con mala ventilación.

Corales en el lago Al Wajh. | The Red Sea Development Company

Cada uno de los hoteles estará pensado para un tipo de turista. “Queríamos organizar los hoteles para que atraigan a diferentes personas en diferentes momentos de sus vidas. Vienes a la isla en tu luna de miel y ves la isla y experimentas uno de sus hoteles. Pero vuelves de nuevo cuando tienes niños pequeños y lo experimentas de una manera diferente. Y así sucesivamente a lo largo de la vida. Hasta la vejez”, explica Evenden.

The Red Sea Project.  | The Red Sea Development Company

Shurayrah es solo una de las 22 islas seleccionadas para el desarrollo de este Red Sea Project, que espera recibir a los primeros visitantes a finales de 2022, cuando inauguren un aeropuerto internacional y los primeros cuatro hoteles. Los 12 hoteles restantes de la primera fase abrirán en 2023.

Vista áerea del Red Sea Project. | The Red Sea Development Company

Pero una vez finalizado el proyecto en 2030 se esperan alcanzar los 50 complejos turísticos, es decir, 8.000 habitaciones de hotel y alrededor de 1.300 propiedades residenciales en 22 islas y siete lugares del interior. También habrá puertos deportivos, campos de golf e instalaciones de ocio y entretenimiento, distribuidos en los más de 28.000 kilómetros de tierras y aguas a lo largo de la costa oeste de Arabia Saudí en los que se desarrolla este proyecto.