Compañeros de viaje literarios

Habrá quien los devore de dos en dos y quien pasee el mismo ejemplar por piscinas y playas durante todas las vacaciones, pero son poquitos los que se olvidan de meter algún libro en su maleta veraniega. Sin miedo a ser monotemáticos, los aficionados viajan con libros de viajes.

Rafael de Rojas

Hay quien elige como compañero de viaje un tomo denso en el que zambullirse durante horas; otros prefieren relatos breves o poemas con los que entrar y salir del texto al ritmo de las olas o los requerimientos familiares.

Los libros de viajes se adaptan perfectamente a todas estas preferencias, como demuestra Trazas de polizón (Plaza Janés, 17 €), 208 páginas que reúnen la poesía escrita por Javier Reverte entre 1979 y 2004. Son versos que delatan casi siempre el ánimo nómada de su autor, emparentado en su visión con Cavafis o sus antecedentes grecolatinos.

Los poemas empiezan siendo casi aforismos, emparentados con Cavafis o sus antecedentes grecolatinos, y evolucionan a lo largo del libro hacia la densidad y el desencanto. Contra lo que cabría esperar, los poemas que encabezan el tomo, dividido en tres libros, han sido escritos más recientemente y constituyen su parte más optimista y sabia.

Otro poeta que nos regala un libro de viajes es Antonio Colinas con La simiente enterrada, un viaje a China (Siruela, 20 €). La lírica, el pensamiento y la anécdota diarística se mezclan en distintas medidas en unos textos breves que reflexionan sobre la China visitada y leída por un autor fascinado y transformado.

Algo que también le pasó a Guy Delisle, el autor canadiense de Pyongyang (Astiberri, 18 €), que resultó tan sorprendido y golpeado por la dureza de la vida en Corea del Norte que escribió una historieta de 176 páginas sobre su experiencia. Sin perder el sentido del humor, el autor utiliza su privilegiada atalaya de trabajador en un estudio de animación coreano para relatar, oscilando entre el retrato costumbrista y la guía de viajes, las profundas contradicciones del régimen.

Lo que le pasó y lo que puede hacer y no hacer el visitante en uno de los Estados más herméticos del mundo protagonizan este cómic. Por último, la interesantísima colección Trayectos de la editorial Alba propone Las montañas de la mente (21,50 €), de Robert Macfarlane. Se trata de una lúcida y apasionante reflexión sobre el Everest y las montañas que mezcla erudición, pensamiento, historia y exploración.