Cómo utilizar la perspectiva para conseguir mejores fotos

Para obtener unas fotografías sobresalientes es necesario saber cómo hacer que las líneas converjan y controlar los puntos de fuga. Un dominio adecuado de la perspectiva le permitirá lograr imágenes sorprendentes y originales. Estos son los pasos a seguir para dominar la tercera dimensión.

Digital Camera
Si aprende a controlar la perspectiva, podrá, por ejemplo, hacer que los elementos de una fotografía aparezcan más o menos juntos de lo que están en realidad, o puede usarla también para mejorar la sensación de profundidad. La fotografía es un medio dimensional, pero la mayoría de las imágenes son de escenas tridimensionales. Así, las montañas se encuentran más lejos que el primer plano, y una naranja es una esfera y no un círculo gracias a las sombras que genera.Los fotógrafos pueden usar el efecto visual de la perspectiva aérea. Los elementos lejanos de la composición se ven más descoloridos debido básicamente a las partículas de la atmósfera. Esto puede servir para desdibujar los elementos molestos del fondo o para dar un estilo pictórico al paisaje. Otra opción es la perspectiva lineal. En este caso, si se acerca a algo al disparar, parecerá que los elementos distantes están más lejos de lo que realmente se encuentran. En cambio, si dispara desde lejos, parecerá que los elementos de la escena están más cerca unos de otros de lo que realmente están.La perspectiva también suele estar relacionada con el tipo de objetivo que se emplee. Los grandes angulares acercan los objetos del primer plano y hacen que parezcan más grandes, mientras que los teleobjetivos aíslan los objetos y capturan menos fondo, generando unas perspectivas comprimidas. Por otro lado, mejorar la profundidad resulta muy sencillo si se consigue tapar un elemento lejano con otro cercano. Esto se consigue jugando con la composición.Del mismo modo, limitando la profundidad de campo puede hacer que el fondo se vea más nítido y el primer plano desenfocado, o al revés, y eso afecta, por supuesto, a la profundidad.Por último, tampoco conviene olvidar que con una perspectiva forzada se pueden obtener fotografías divertidas. Esa es la ilusión óptica que se utiliza en las típicas fotos de la Torre de Pisa, en las que se ve a una persona gigante empujando su estructura.