Cómo emplear los modos de color para obtener fotos más atractivas

Los aficionados a la fotografía tienen a su disposición un buen número de técnicas para conseguir imágenes que llamen la atención. No obstante, existe una forma muy sencilla de conseguir los resultados perseguidos sin complicarse la vida: seleccionar el modo de color adecuado en su cámara.

Digital Camera

Las cámaras réflex actuales son dispositivos muy sofisticados que permiten un alto grado de personalización. Sin embargo, esto puede resultar un inconveniente, ya que es fácil confundirse ante la gran diversidad de opciones que permiten modificar la apariencia de las fotografías. Y, para complicarlo aún más, las D-SLR actuales permiten elegir distintos modos de color. Si deja la cámara configurada en el modo Estándar, obtendrá unos buenos resultados en casi todas las situaciones. Modificando el modo se busca siempre obtener un extra de calidad adicional.

Lo mejor es experimentar con los distintos modos para ver qué resultado producen. Normalmente, el modo Vívido suele aumentar el contraste, la saturación y quizás también el enfoque, haciendo de ese modo que la fotografía resulte más intensa. Pero en algunos casos, tanto color como contraste pueden resultar excesivos.

Si la cámara está ajustada para producir un elevado contraste al fotografiar una escena con una elevada gama de brillo, es bastante probable que el detalle de las sombras o las iluminaciones se pierda en gran medida y aparezcan negros densos y zonas blancas.

Asimismo, los colores resultarán mucho más intensos al aumentar la saturación. Pero si éstos ya eran vivos (tal y como ocurre con las amapolas, por ejemplo), se producirá seguramente un efecto exagerado.

Por otro lado, aumentar ligeramente el enfoque no suele ser perjudicial. Los ajustes de contraste, saturación y enfoque pueden llevarse a cabo perfectamente por medio de un software de edición como Adobe Photoshop. Pero, si se realizan con la cámara y se va demasiado lejos, no será posible corregir el efecto.

Generalmente, el modo Retrato ofrece también una ligera reducción del enfoque y modifica los tonos de la piel, y el modo Paisaje, a su vez, produce unos azules y unos verdes muy vivos y un elevado enfoque. Por otro lado, Fiel y Neutro son similares y están especialmente dirigidos a los que desean retocar las imágenes con el ordenador.