Cómo conseguir un control preciso del color en la imagen

El color de las fotografías que se obtiene con la cámara no es siempre el que se deseaba. Te mostramos una serie de herramientas que te ayudarán a modificarlo para ajustarlo exactamente a tus necesidades.

Si el color de tus fotografías no es el correcto, las imágenes acabadas no resultarán demasiado convincentes. Por suerte , el programa Adobe Photoshop incluye varias herramientas que permiten un control absoluto sobre el color. Podrás acceder a todas ellas desde el menú Imagen, Ajustes.

Una de las formas más sencillas de ajustar rangos específicos de color dentro de gamas tonales concretas es el comando Equilibrio de color. En este caso, se puede seleccionar la gama tonal que se desea ajustar y, para corregir una dominante de color, sólo es necesario ajustar una cantidad adecuada del color opuesto. Una opción que permite aplicar el color correcto a una imagen sin esfuerzo alguno es Color automático. A veces da buenos resultados, como puede comprobarse en la fotografía que acompaña a este artículo, pero por lo general cualquier corrección manual ofrecerá mejores resultados.

Una herramienta que resulta excelente para ajustar el tono y la saturación del color es Tono/Saturación. Su principal ventaja reside en permitir modificar dichos parámetros, tanto de forma global como por separado para cada uno de los rangos de color.

Otro método para efectuar ajustes que puede ser de una gran utilidad en determinadas ocasiones es el comando Variaciones. De esa forma se pueden añadir distintos colores individuales a una imagen -sólo en las sombras, medios tonos o iluminaciones-, simplemente seleccionando la gama tonal deseada en los botones y haciendo clic en la fotografía en miniatura que resulte más adecuada.

Por último, el método más completo para corregir una dominante de color es mediante el comando Niveles. Es tan sencillo como localizar en la imagen una zona que deba tener color gris neutro y seleccionarla con el cuentagotas. Al hacerlo, se neutralizará esa zona y el resto de la imagen. También se puede emplear para establecer ligeros ajustes de equilibrio de color,como añadir sensación de calidez o de frío a la imagen.