Prohibido comer helado en las escaleras de la Plaza de España de Roma (y otras cosas que ya no podrás hacer en la ciudad eterna si no quieres que te multen)

Roma acaba de modificar su legislación turística, unas leyes que permanecían iguales desde 1946. El turismo de masas ha modificado las normas y convivencia en las ciudades más turísticas del mundo y la Ciudad Eterna ha establecido una serie de prohibiciones que no dejarán a nadie indiferente.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Vladimir Vladimirov

Estas son las cosas que a partir de ahora NO se podrán hacer en la ciudad, si no queremos enfrentarnos a severas multas:

PROHIBIDO BAÑARSE EN FUENTES..Obvio pero no tanto para algunos, que se empeñan en meterse, por ejemplo en La Fontana de Trevi o en las fuentes de la Piazza Navona

Vladimir Vladimirov

PROHIBIDOS LOS LLAMADOS CANDADOS DEL AMOR. No sabemos cómo ni por qué esta "tradición" se ha puesto de moda desde hace años pero lo cierto es que muchos de los puentes de la Ciudad como el del Trastevere están literalmente cubiertos por el hierro de cientos de candados.

NO SE PERMITIRÁ COMER EN MONUMENTOS Lo cual implica que no se podrá comer en ninguno de los edificios o lugares calificados como históricos, entre los que se encuentran, por ejemplo, las célebres escaleras de la Plaza de España en Roma, el Coliseo, los Foros etc.

CUIDADO CON LAS FUENTES. Porque no se podrá acercar la boca al grifo, si no que habrá que hacerlo tal y como lo hacen los romanos (cogiendo el agua con el hueco de la mano y bebiéndola de esa forma.

_ultraforma_

NO A LOS TORSOS DESNUDOS. De igual forma, no se permitirá ir por la ciudad a torso descubierto, una "costumbre" que muchos turistas acalorados acaban por adoptar

TOCAR INSTRUMENTOS O PEDIR EN LOS TRANSPORTES públicos también estará prohibido.

NI MALETAS CON RUEDAS NI CARRITOS DE BEBÉ podrán ser utilizados ni arrrastrados por las "escaleras históricas", como por ejemplo, las de la Plaza de España.

NO SE PODRÁ TENDER LA COLADA EN LAS FACHADAS. y esto no afecta a los turistas si no también a  los locales que no podrán desplegar toda la colada en las fachadas de los edificios, muchos de ellos históricos.