Cinco pueblos españoles para veranear y disfrutar de los aires serranos

Una alternativa muy rural al sofocante calor de agosto

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Inigo Arza Azcorra / ISTOCK

A pesar de haber entrado ya en el último tercio de la estación veraniega, aún nos queda tiempo suficiente para plantearnos alternativas que nos ayuden a soportar las altas temperaturas y nos permitan disfrutar de los periodos de vacaciones.

Pueblo en las montañas  | Tomás Guardia Bencomo / ISTOCK

Una excelente forma para ello la encontramos en los entornos serranos de nuestra geografía, en ámbitos rurales donde se conjugan la tranquilidad, el contacto con la naturaleza y unas altitudes medias que permiten, especialmente por la noche, escapar al calor sofocante.

Sobrevolamos el país en busca de algunos de estos rincones en los que puedes planear una escapada.

1. Torre de Babia, León

Al norte de la provincia de León y a poca distancia de la frontera con el Principado de Asturias, en plena Reserva de la Biosfera de Babia, nos topamos con una localidad perteneciente al municipio de Cabrillanes.

Torre de Babia, emplazado sobre los restos de un antiguo castro, es un pequeño núcleo de casas rodeado de montañas, muy próximo al nacimiento del río Sil.

Iglesia de la Torre de Babia, en León
Iglesia de la Torre de Babia, en León | Xuanxu | Wikicommons

Debe su nombre a la existencia de una torre fortificada medieval de la que aún se conservan sus restos, remontando su historia más de mil años atrás en el tiempo.

La iglesia parroquial de San Vicente, conocida como “la catedral de Babia”, así como la ermita o las casas tradicionales - en una de las cuales se custodia el Museo Etnográfico y de la Transhumancia, con más de 3000 interesantes objetos -, son un buen punto de partida para salir a explorar los magníficos paisajes de los alrededores, en los que encontraremos espacios tan atractivos como la laguna de Las Verdes.

2. Cornago, La Rioja

A un paso de la provincia de Soria pero ya en territorio de La Rioja, la localidad de Cornago se encuentra ubicada en un paraje de hoces y profundos barrancos, en el marco de la sierra de Alcarama.

Cornago, La Rioja
Solunet / ISTOCK

Aquí el Sistema Ibérico nos brinda paisajes yermos pero imponentes, entre los que luchan por sobresalir, alzándose hacia el cielo, las siluetas del vetusto castillo de Cornago, del siglo XIII, y la de la iglesia de San Pedro, que se unen a toda la serie de interesantes ermitas que forman parte de un patrimonio histórico muy interesante de esta parte del sureste de la región en la que no podemos perdernos los yacimientos de icnitas, con numerosos rastros de dinosaurios.

Los 10 pueblos más bonitos de Teruel

3. Alcalá de la Selva, Teruel

A unas decenas de kilómetros al este de la ciudad de Teruel, una pequeña población de la comarca de Gúdar-Javalambre, enclavada en la falda de una elevación a 1400 metros sobre el nivel del mar, se antoja un llamativo lugar que nos sorprenderá a simple vista.

Alcala de la Selva, Teruel | LUNAMARINA / ISTOCK

Punto esencial de la provincia durante los meses invernales por su proximidad a la estación de esquí de Valdelinares, representa igualmente un atractivo destino durante el verano debido a su agradable ambiente serrano.

La sierra de Gúdar envuelve este precioso pueblo cuya fisionomía de estrechas y empinadas calles y casas de fachadas blancas, se unen a la fotogénica estampa de la torre del homenaje del castillo de los Heredia, una construcción medieval que se alza en el lugar que antes ocupó una fortaleza musulmana.

4. Canillas de Aceituno, Málaga

Considerado el balcón natural de la comarca de la Axarquía, Canillas de Aceituno es un precioso pueblo blanco situado en la parte más oriental de la provincia de Málaga, donde hacen su aparición las sierras de Alhama, Almijara y Tejeda.

Precisamente es en esta última en la que se enclava la localidad, a los pies de La Maroma, el pico más elevado del territorio malagueño, con sus algo más de 2000 metros sobre el nivel del mar.

Canillas de Aceituno, Málaga | CaronB / ISTOCK

Pasear por las calles de Canillas de Aceituno nos lleva a apreciar un mundo encalado donde sobresalen los arcos y los aljibes como símbolos de su patrimonio.

Mientras, desde su mirador del Castillo, las vistas son extraordinarias. Tanto como las rutas que nos conducen desde el núcleo de población hasta los dos puntos imprescindibles de los alrededores: la cueva de la Fájara y el puente colgante de El Saltillo.

5. Artenara, Gran Canaria

No nos olvidamos de las islas Canarias, a pesar de su lejanía de la península, como parte integrante del territorio de España. Allí, en la isla de Gran Canaria, encontramos otro destino perfecto para saborear las mieles de los relieves montañosos, en este caso fruto de las fuerzas volcánicas.

Artenara, Gran Canaria  | estivillml / ISTOCK

Artenara es un enclave rural de interior excepcional. Desde su posición privilegiada, a más de 1200 metros de altitud, y gracias a sus múltiples miradores, nos ofrece algunas de las vistas panorámicas más impresionantes de todo el archipiélago.

Además, en este punto se aúnan algunas de las muestras más relevantes de la cultura aborigen de las islas, traducidas en yacimientos tan importantes como los de Risco Caído, Acusa o Candiles, así como las espectaculares casas-cueva, que son la seña de identidad de la población de Artenara.