Cinco lugares naturales para ver aves en España

Más allá del Parque Nacional de Monfragüe o el Parque de Doñana, España posee otros destinos menos conocidos pero igual de interesantes para el turismo ornitológico.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: Estellez/iStock

La península ibérica tiene rincones ideales para perderse en la naturaleza, cerrar los ojos, escuchar el canto de los pájaros y aislarse de todo durante un instante. Si eres de los que viaja mirando al cielo, pegado a sus prismáticos y con el teleobjetivo siempre preparado, probablemente seas uno de los miles de aficionados al turismo ornitológico. De ser así, debes saber que España tiene vida más allá de sus parques nacionales más emblemáticos entre los que destacan el de Monfragüe en Cáceres, el de Doñana en Huelva y el de Cabañeros en Ciudad Real.

Los Barruecos, Cáceres

Este paraje declarado Monumento Natural por la Junta de Extremadura en febrero de 1996 y considerado como el mejor rincón de España por la Guía Repsol se encuentra a 14 kilómetros de Cáceres, en el término municipal de Malpartida. Las peñas y riscos de formas caprichosas sobre las que se asienta la localidad se han convertido en un autentico refugio para la cigüeña blanca, que ha establecido aquí una de las colonias más importantes a nivel Europeo. Pero no son las únicas aves que pueblan la zona, ya que en un recorrido por el enclave se pueden observar varias especies de rapaces como águila calzada y culebrera, milano real y negro o aguilucho cenizo.

Marismas del Odiel, Huelva

Situado al sur de la provincia de Huelva, en la confluencia de las desembocaduras de los ríos Tinto y Odiel, se encuentra la Reserva de la Biosfera de la UNESCO y Paraje Natural de las Marismas de Odiel. Parte de su riqueza ecológica estriba en la posibilidad que ofrece a los visitantes de observar el día a día de centenares de aves entre ellos flamencos, anátidas y garzas reales.

Lagunas de Gallocanta, Aragón

Entre Zaragoza y Teruel, las Lagunas de Gallocanta son el mayor humedal salino de la península ibérica y el mejor conservado de la Europa Occidental. Declarada reserva natural en 2006, este enclave de 7,5 kilómetros de longitud por 2,5 de anchura, posee una profundidad máxima de dos metros. Sin duda, uno de los elementos vivos más distintivos de la laguna son las aves, muy especialmente los llamativos bandos de grullas que año tras año recalan en estas tierras durante el trascurso de sus viajes migratorios.

typo-graphics/iStock

Cañón del río Lobos, Soria

El Parque Natural del Cañón del Río Lobos es un profundo cañón calizo de 9.580 hectáreas  formado por una antigua e intensa erosión fluvial. Aproximadamente un cuarto de su superficie se sitúa en la provincia de Burgos y tres cuartos en Soria. Sus paredes y repisas se han convertido en singular refugio de aves, como el buitre, halcón peregrino, búho real o lechuza.

Delta del Ebro, Tarragona

El Delta del Ebro, la zona húmeda más importante del Mediterráneo Occidental, es el lugar con mayúsculas para el avistamiento de aves en España. Solamente aquí se han identificado 325 especies de aves de las aproximadamente 600 existentes en Europa. Si te gustan las aves aquí podrás disfrutar de una amplia oferta de actividades ornitológicas entre las que destacan el anillamiento, la identificación y la protección de las especies más vulnerables.

// Outbrain