Cinco libros de viajes que hay que leer en las siestas de verano

Descubrir si eres turista o viajero, así como profundizar acerca de la rivalidad y compenetración entre Madrid y Barcelona, son algunos de los planes para tus siestas de este mes.

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: PhotoBylove / ISTOCK

Las largas tardes de verano son una incitación a recluirnos en las páginas de un libro. He aquí cinco de ellos que nos proponen emprender el viaje sin necesidad de movernos de la comodidad del hogar en las deliciosas horas de la siesta.

Teoría del viaje, de Michel Onfray

Michel Onfray, el célebre escritor francés famoso por obras como ‘Tratado de Ateología’ nos convence en ‘Teoría del viaje’ en la diferencia que existe entre el viajero y el turista. Para él todo viaje es iniciático y su texto es una invitación a prolongar la emoción y el sabor el viaje a través de la filosofía y la literatura, de la historia y la mitología. Onfray convierte la víspera en uno de los momentos más apetecibles del viaje. Para él, la víspera ya es el viaje, como en los versos de Cavafis. Hay en sus frases una necesidad de apropiarse de la primera decisión de partir, del periodo de los preparativos y de las lecturas previas que todo viajero (a diferencia de un turista) debe de acometer. Está el entusiasmo y la sorpresa por la llegada, el despertar de los sentidos durante la estancia, la toma de notas y fotografía, el regreso a casa al fin y la elaboración del recuerdo, que es el contrapunto a la víspera.

Viaje en autobús, de Josep Pla

Josep Pla, el escritor catalán más observador, despierto y original del pasado siglo, dio a sus editores algunos textos sobre viaje que hoy figuran como libros de culto y referencia. En Destino está ‘Viaje en autobús’, una deliciosa narración de la Cataluña de la posguerra, contada con amenidad, detalle, amor por el paisaje y cariño por las honradas gentes que se movían en aquel vehículo de transporte. Pla fue autor, además, de otro libro fundamental para los amantes de su literatura. Se trata de ‘Fin de semana en Nueva York’ (también en Destino). Crónicas de aquella ciudad hay muchas, pero ninguna narrada como lo hace Pla. En 1954, Josep Vergés, propietario y director de la revista Destino le propuso viajar hasta allí para que escribiera un conjunto de reportajes. A Pla la idea le fascinó. Embarcó en Cádiz y al cabo de las semanas llegó hasta La Habana. Días después prosiguió viaje hacia el norte haciendo escala en algunas ciudades del este americano. De todo aquello da cuenta este libro maravilloso.

Madrid Barcelona, de Camilo José Cela

Ediciones del Viento ha reeditado el libro ‘Madrid Barcelona’ de Camilo José Cela y lo ha acompañado de las ilustraciones de Juan Esplandiú y Frederic Lloveras. El libro recoge los escritos que el Nobel escribió de ambas ciudades en apariencia tan rivales pero en el fondo tan complementarias para entender la realidad española. De Madrid se hizo una primera edición en 1966 y cuatro años después salió el libro dedicado a Barcelona. Las capitales más grandes del país han cambiado mucho desde entonces, pero anida en estas páginas el espíritu de ambas manifestadas en sus gentes y en sendos paisajes urbanos. Aquella Gran Vía y aquellas Ramblas no son muy distintas, una vez leído el libro, a estas otras que siguen atrapándonos por su magnetismo y su fuerza.

Magallanes, de Stefan Zweig

Stefan Zweig, uno de los autores europeos más importantes y caudalosos del pasado siglo, vivió obsesionado por la vida y la obra de determinados personajes. A sus maravillosas miniaturas históricas conocidas como ‘Momentos estelares de la humanidad’ (Acantilado) –recoge, por ejemplo, el descubrimiento del océano Pacífico el 25 de septiembre de 1513 por Núñez de Balboa y sus hombres– hay que unir la biografía titulada ‘Fernando de Magallanes’, editada en Medí, que da cuenta de la gesta descubridora y del intento por dar la vuelta al mundo, extremo que al final consiguió su segundo, el guipuzcoano Juan Sebastián Elcano, ambos al servicio del emperador Carlos.

El infinito viajar, de Claudio Magris

Hay para Claudio Magris dos modos de viajar: el concepto clásico del viaje circular, que siempre lleva consigo el regreso, o el viaje horizontal y rectilíneo, de huida hacia delante, cuya meta no puede ser otra que la muerte. El escritor italiano tiene publicado en Anagrama el libro ‘El infinito viajar’, cerca de cuarenta crónicas publicadas en su día en Corrielle della Sera, precedidas por un delicioso prefacio que es uno de los textos más lúcidos de cuantos se han escrito en los últimos años sobre el acto del viaje. El libro es un ejercicio de erudición, pero también un ejemplo de sensibilidad frente a un amplio espectro geográfico que comienza en España (son deliciosas las estampas de sus viajes por Madrid y La Mancha en busca de don Quijote) y discurren por paraísos más alejados como China, Irán o Vietnam.