Chile y sus vinos

Famosos por su variedad de cepas, los vinos de Chile son una excusa más para visitar el país latinoamericano.

Con uno de los desierto más áridos del mundo, lagos, volcanes, canales australes, glaciares que rompen sobre el océano y un altiplano en su territorio, Chile es un país de contrastes que siente en sus gastronomía. Y parte de esta gastronomía son sus vinos.

Producidos en la zona central de Chile, entre las cordilleras de los Andes y de la Costa, los grandes valles repletos de viñedos cuentan con una clima favorecedor en el que los vientos del mar y de las montañas se unen a los cambios de temperaturas entre la noche y el día. Estas características únicas del lugar hacen que se logre una amplia variedad de vinos que coloca a Chile entre los principales exportadores de vino a nivel mundial.

Así, cepas de Cabernet Sauvignon, Carménère, Syrah, Pinot, Sauvignon Blanc o Chardonnay son cultivadas en los valles Aconcagua, Casablanca, San Antonio-Leyda, Maipo, Cachapoal, Curicó y del Maule que ofrecen rutas vitivinícolas en las que descubrir todos los "secretos" del vino chileno. Además, en los valles de Elqui y Limarí se produce el denominado "pisco", un aguardiente de uva tradicional.

Por otra parte, Chile cuenta con un "tren del vino" que, en la región de Colchagua parte desde San Fernando y llega a Santa Cruz. Durante su recorrido, de 90 minutos, ofrece un maridaje de vinos y quesos de la región.