Casco histórico de Zagreb

El centro neurálgico de Zagreb sorprende por sus rincones repletos de detalles arquitectónicos y escaparates. A partir de él surge una ciudad viva, donde las tiendas vanguardistas forman parte del devenir cotidiano.

Susana Marínez
Zagreb, la capital de Croacia, es una ciudad sorprendente, capaz de conjugar el estilo centroeuropeo con el carácter mediterráneo. Vive volcada en la calle, en sus numerosas terrazas y mercados al aire libre, como el de Dolac, y su casco histórico combina los rincones de recogimiento como la Puerta de Piedra, una pequeña capilla ubicada en un estrecho pasadizo, con la animada vida de la calle Tkalciceva, repleta de terrazas y siempre llena de gente disfrutando del sol. Y en toda esta zona las tiendas tradicionales conviven con las más vanguardistas, consiguiendo que los ojos no sepan a dónde dirigirse, si a los singulares edificios de este casco histórico o a los escaparates más variopintos. Croacia es la patria de la corbata, que tuvo aquí su origen y triunfó gracias a que los miembros del ejército de Napoleón la hicieron suya. Para conseguir una original, es parada obligada Croata (1) (Ilica, 5), en un bello pasadizo de la calle comercial por excelencia de la ciudad, a la que se llega desde la plaza de Ban Josip Jelacic. Continuando por Ilica se llega rápidamente a dos tiendas icono de la moda croata: I-Gle (2) (Dezmanov Prolaz, 4), con moda imaginativa y urbana, y Prostor (3) (Mesnicka, 5), donde destacan los complementos y la puesta en escena. Ya en la Ciudad Alta, conocida también como Gradec, surge enseguida uno de los emblemas de la ciudad: la iglesia de San Marcos, del siglo XIII, con su atractivo y coloreado tejado de escudos. Desde aquí es imprescindible callejear hacia la Ciudad Baja, que se asoma tras la Puerta de Piedra, para dejar que el diseño croata sorprenda en forma de escaparate. No dejará indiferente Boudoir (4) (Radiceva, 22), que ofrece diseños imaginativos y vanguardistas con sus tendencias en blanco y negro; y los diseños más modernos en joyería toman forma en la Galerija Oblak (5) (Radiceva, 3) y Atelier Lumezi (6) (Tkalciceva, 53). Y si se buscan deportivas con diseños únicos, la tienda es Sheriff & Cherry (7), a la que se llega siguiendo por la calle Tkalciceva hacia el norte, hasta llegar al número 3 de la calle Medvedgradska. Ya de regreso a la plaza de Ban Josic Jelacic, y dejando atrás el casco histórico, una nueva ciudad se abre ante nosotros. Es el Zagreb que creció sobre todo a partir del año 1850, cuando se unificaron los pequeños núcleos de Gradec y Kaptol con los pequeños pueblos de alrededor, surgiendo la Zagreb actual. Una zona para dejarse sorprender por sus comercios, entre los que destaca la colorida moda de Elfs (8) (Amruseva, 4), el cuidado diseño de A'Marie (9), en el número 19 de la populosa Gunduliceva, o los zapatos croatas de Peko (10) (Masarykova, 19). www.hmnu.orgEl primer museo de arte naif del mundoEl Museo Croata de Arte Naif, que se encuentra situado en una parte del Palacio Barroco (Cirila i Metoda, 3), en la Ciudad Alta, está considerado como el primer museo de arte naif del mundo. Entre sus más de 1.700 obras se pueden admirar algunas de las piezas más cotizadas de una veintena de autores croatas de esta disciplina autodidacta, como Generalic, Lackovic Croata y Rabuzin, además de grandes autores internacionales.