El Camino del Cid: la ruta más épica que veremos en la nueva serie de Amazon

El 18 de diciembre se estrena 'El Cid', la nueva serie de Amazon Original que nos sumerge en el épico viaje, de niño a héroe de guerra, del famoso caballero medieval. Nos sumergimos en los lugares en que se ha rodado la producción siguiendo la ruta turística conocida como Camino del Cid

María Escribano
 | 
Foto: Amazon Prime Video

La historia del hombre detrás de la leyenda. Es lo que contará El Cid, la nueva serie de Amazon Original protagoniza por Jaime Lorente y de la que os ofrecemos algunas imágenes. Se estrena el 18 de diciembre y la primera temporada narra los comienzos del joven Ruy (Rodrigo) en una de las épocas más fascinantes de nuestra historia. El rodaje de la producción ha tenido lugar en las provincias de Soria, Burgos, Teruel, la Comunidad de Madrid y la ciudad de Zaragoza, todos ellos lugares importantes en la ruta conocida como Camino del Cid, el itinerario turístico cultural que atraviesa España siguiendo las huellas literarias, históricas y mitológicas del líder militar castellano a través del Cantar de Mío Cid

Jaime Lorente interpreta al Cid. | IRENE MERITXELL/Amazon Original

Los lugares, parajes y castillos que aparecen en el gran poema épico medieval son los que recorre la ruta, pero también otros que no están en el Cantar pero sí vinculados a la figura histórica de Rodrigo Díaz de Vivar. Como el recorrido es muy largo (unos 1.400 kilómetros de senderos y 2.000 kilómetros de carreteras, que se pueden hacer en bici), el Camino está dividido en rutas tematizadas.

La serie se ha rodado en varias localizaciones españolas.  | IRENE MERITXELL/Amazon Original

Vamos a recorrer, con la ayuda de los organizadores de Camino del Cid, algunos de los pueblos y lugares vinculados a su figura pertenecientes a las provincias en que se ha rodado la nueva serie de Amazon Original, pero también algunos más...

Hito escultórico del Cid en Vivar del Cid, obra del artista valenciano Francisco Catalá Blanes. | Cappa Segis

EN BURGOS

La ruta El Destierro parte de Vivar del Cid, el lugar del que sale desterrado el Cid con un puñado de caballeros y la orden real de abandonar Castilla en nueve días. Además de estatuas y nombres de calles dedicados al personaje hay también bonitas iglesias, como la de San Miguel Arcángel. E importante es también el Convento del Espino, en el que se encontraba el cofre donde se guardó el único manuscrito existente del Cantar. O eso dice la tradición. 

Monasterio de San Pedro de Cardeña, a 10 kilómetros de Burgos.  | Cappa Segis

Otro lugar clave en la provincia de Burgos es el monasterio de San Pedro de Cardeña, donde el Cid dejó a sus hijas y su mujer al cuidado del abad del monasterio. Fue el lugar donde reposaron sus restos y los de Jimena, hoy sus restos están bajo el crucero de la Catedral de Burgos.

EN SORIA

Es en San Esteban de Gormaz donde las hijas del Cid son cuidadas tras la afrenta en el robledal de Corpes por los infantes de Carrión. Imprescindible ver su antiguo castillo de origen árabe y algunos restos de la muralla que rodeaba a la población. También dos de sus iglesias, la de Santa María del Rivero y la de San Miguel. Esta última, posiblemente la iglesia románica porticada más antigua de España. 

Iglesia de San Miguel en San Esteban de Gormaz, Soria.  | quintanilla / ISTOCK

En el hoy pueblo deshabitado de Navapalos, el Cid tuvo una visión. Antes de abandonar Castilla, el arcángel Gabriel le anunció el buen fin de sus aventuras. Importante ver la atalaya de Navapalos, que en su día estaba comunicada con otras en la zona, creando así una eficaz red de vigilancia.

Atalaya islámica e iglesia en Navapalos, Soria. | Cappa Segis

Por último, es fundamental parar en Castillejo de Robledo, el lugar donde la mayoría de los estudiosos emplaza la afrenta sufrida por las hijas del Cid a manos de sus esposos. Por un camino de unos 20 minutos puedes acercarte hasta los restos de la ermita de la Concepción del Monte, junto a la que está la fuente donde tuvo lugar la afrenta de Corpes. Y por supuesto, en Castillejo hay que subir hasta su castillo, reconstruido varias veces, pero hoy en ruinas. Y también imprescindible la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora, una de las iglesias románicas rurales más interesantes de esta ruta, ya que conserva partes con su policromía original.

El castillo templario que da nombre a Castillejo de Robledo.  | Cappa Segis

EN TERUEL 

En Cella es donde el Cid espera a todos los guerreros que quieran acompañarle a conquistar Valencia. 

A quien quiera ir conmigo a cercar a Valencia
todos vengan de su grado, a nadie se le apremia,
tres dí­­as les esperaré en el Canal de Cella.

Fuente de Cella, considerada el mayor pozo artesiano de Europa. | Cappa Segis

El citado canal es el acueducto del siglo II que trasvasaba las aguas del Guadalaviar al Jiloca. Hoy se puede visitar uno de sus tramos. El acueducto fue utilizado hasta la Edad Media, en que fue abandonado al abrirse en Cella, en el siglo XII, la conocida como Fuente de Cella, que está considerada como el mayor pozo artesiano de Europa y que abastece, a través de tres canales, a siete poblaciones. 

En Iglesuela del Cid cuenta la leyenda que nuestro protagonista, en una batalla casi perdida contra el ejército musulmán, recibió la ayuda del apóstol Santiago. Este dejó la marca de la pezuña de su caballo en la roca de un barranco cercano. La villa medieval, construida casi toda en piedra, es hoy Conjunto Histórico Artístico.

 Torre de los Nublos y torre de la iglesia parroquial de La Iglesuela del Cid. | Cappa Segis

El Cid acampó en Calamocha con sus 7.000 hombres en 1088. Hoy, además de ser un lugar donde probar el exquisito jamón de Teruel gracias a todos los hoteles y restaurantes de la zona que lo sirven, la ciudad es famosa por su puente romano, construido en el siglo I d. C. También se puede visitar la iglesia parroquial de la Asunción, sus palacetes solariegos y su parque municipal.

Puente romano de Calamocha. | Cappa Segis

A 10 minutos de Calamocha está El Poyo del Cid. Este utilizó su cerro de San Esteban como puesto seguro desde el que lanzar sus cabalgadas por el valle del río Martín y como centro de operaciones de su ejército. Se puede subir a él andando, aunque cuesta, y en la bajada, reponer fuerzas en la fuente de Berenguer, un manantial donde la tradición ubica el lugar en el que el conde de Barcelona lavó sus heridas tras ser derrotado por el Cid.

El Poyo del Cid en la llanura del Jiloca. | Cappa Segis

También el Cid pasó por Montalbán, Montalbán fue sede de la Encomienda Mayor de Santiago, una de las í“rdenes de caballerí­a más importantes junto a la del Temple, el Hospital y Calatrava. Esta localidad exige una visita pausada por sus calles de aliento medieval, entre las que surge imponente la magní­fica iglesia de Santiago el Mayor. Sin duda, la iglesia destaca por su monumentalidad; de estilo gótico y mudéjar, es obra de los siglos XIII y XIV. Desde esta localidad pueden realizarse itinerarios senderistas por el Parque Cultural del Rí­o Martí­n.

La Iglesia de Santiago el Mayor de Montalbán es una gran obra de estilo gótico y mudejar.  | Cappa Segis

EN ZARAGOZA

En Daroca, el Cid y Berenguer Ramón firmaron un acuerdo por el que el segundo cedía en favor el primero el protectorado que ejercía sobre los reinos de Al Hayib: Lérida, Tortosa y Denia. La localidad es una de las más bellas del camino, está encajada entre dos altos cerros y rodeada de murallas. Espectaculares son sus Puerta Alta y Puerta Baja. 

La Puerta Baja de Daroca. | Cappa Segis