Camareros drones y mayordomos robots: el hotel del futuro ya está aquí

Las últimas tecnologías imponen sorprendentes avances en el sector turístico

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: imaginima / ISTOCK

Imagine estar en su suite y recibir en su propia terraza un dron con una botella de champán. Un gesto que condensa la máxima expresión del glamour y que, por muy futurista que suene, podría estar mucho más cerca de lo que creemos. Tanto es así, que para un reputado hotel de California este servicio ya forma parte de su oferta desde hace varios años, eso sí, para aquellos huéspedes capaces de desembolsar nada menos que 10.000 dólares la noche en las habitaciones de mayor categoría.

Amenities que vuelan

No es el primer uso turístico que se da a estas aeronaves RPAs (popularmente conocidas como drones), que están equipadas con cámaras de televisión o fotos. Menos sibarita es su empleo para la obtención de imágenes aéreas y escenas espectaculares, que comúnmente aparecen en acciones de promoción a través de internet y redes sociales.

mailfor / ISTOCK

El dron, con su capacidad para captar lo inalcanzable, permite realizar visitas virtuales, algo que no hace tanto considerábamos también como una divagación del futuro. Vista ahora su versatilidad para suplir al personal del servicio de habitaciones, se abren nuevas puertas a su potencial. De hecho, ya está en marcha la fabricación de otros aparatos teledirigidos capaces de servir diferentes amenities.

Llamando a R2-D2

Lo de los drones y el champán no es la única tecnología hotelera que ha llegado para quedarse. Pronto también tendremos mayordomos robots dispuestos a brindarnos una estancia inolvidable. Que se lo digan si no a ese otro hotel de California que hasta ha acuñado un término para definir a estos seres: borlt (neologismo de robotic butler).

Chesky_W / ISTOCK

De cumplirse esta tendencia, podremos llamar a nuestro solícito robot, tal y como ahora lo hacemos al staff. Pedirle que nos traiga una toalla extra o un cepillo de dientes olvidado, que nos programe el despertador para mañana o que nos acompañe al spa que no logramos encontrar. Y hay quien dice que en lugar de propinas, habrá que regalarles tweets que ensalcen las virtudes de su trabajo.

Imagen y sonido

Según los expertos, los hoteles de nueva generación también facilitarán lo que llaman el sonido direccional, que permite que el reggaetón del vecino no se cuele en tu conducto auditivo.  Con este avance los altavoces dirigirán el sonido directamente al oyente, pero no a los que se encuentran al lado.

imaginima / ISTOCK

Otras tecnologías aplicadas al alojamiento incluyen la realidad virtual, que implica servicios sorprendentes. Por ejemplo: a través de las Google Glass, un cliente puede enfocar en un determinado cuadro y el terminal le ofrecerá información y detalles amplificados. Esto y las impresoras 3D con su posibilidad de replicar objetos en tres dimensiones. ¿Hasta dónde podremos llegar?