¿Sueñas con dejarlo todo? Se busca pareja para cuidar de isla desierta

No es una isla remota: está a cinco kilómetros de la costa irlandesa. La bucólica y desierta Gran Blasket Island necesita ahora a dos moradores que se encarguen de su mantenimiento. ¿El trabajo de tu vida?

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: ©Turismo de Irlanda

Las islas Blasket están situadas en la costa atlántica a cinco kilómetros de la península Dingle en el condado de Kerry en Irlanda. La isla más importante es Gran Blasket, aunque sus dimensiones siguen siendo bastante manejables: solo 6 por 1,2 kilómetros, de modo que te la puedes recorrer andando hasta dos veces al día. 

Chris Hill

Gran Blasket Island ya tuvo a sus primeros habitantes en la prehistórica Edad de Hierro, si bien no puede decirse que haya estado masificada: en su época de mayor esplendor, a comienzos del siglo pasado, llegó a un máximo de 160 habitantes. En 1953 los últimos moradores de la isla la abandonaron tras un acuerdo con el Gobierno de Irlanda: aquel bucólico pedazo de naturaleza rodeada de mar no reunía las condiciones de seguridad mínima para seguir siendo habitado: el detonante fue la muerte de Sean Ó Cearnaigh, que no pudo ser atendido por ningún médico ya que el mal tiempo impedía alcanzar la isla. 

Hogar de literatos 

Para lo pequeña y deshabitada que ha sido siempre la isla, resulta curiosa su prolífica literatura: una decena de insignes escritores irlandeses que adquirieron fama internacional a mediados del siglo pasado, vivieron allí. Aunque pensándolo bien, tiene su lógica: ¿existe un lugar más adecuado para inspirar un libro que una bucólica isla apartada de todo?

©Turismo de Irlanda

Aún quedan vestigios de los tres más relevantes: la casa de Muiris Ó Súilleabháin ahora está en ruinas, pero la segunda vivienda de Peig Sayers ha sido restaurada, y llegó a formar parte del albergue que hasta hace un tiempo funcionaba en la isla. La casa de Tomás Ó Criomthain también fue restaurada en 2018, y desde entonces se puede visitar de forma gratuita.

En cualquier caso, después de que fuera oficialmente deshabitada en los años cincuenta, la isla pasó a un discreto segundo plano, hasta que en 2019 Lesley Kehoe y Gordon Bond documentaron su experiencia de vivir en la isla durante seis meses en las redes sociales, lo que atrajo la atención de medios de todo el mundo. 

Chris Hill

En 2020, Eoin Boyle y Annie Birney, una pareja de Dublín, fueron contratados por el condado de Kerry, al que pertenece la isla, como encargados de la misma, tras leer un anuncio que atrajo más de 23.000 solicitudes de todo el mundo. Además, ese mismo año se rehabilitaron numerosas casas de la isla para su uso como alojamiento turístico.

La isla no tiene quien la cuide

El albergue (seis cabañas) y la cafetería de la isla se cerraron como resultado de un conflicto entre el Estado irlandés, que deseaba convertir la isla en un parque nacional, y un individuo que afirmaba ser dueño de la mayor parte de la isla. Las diferencias fueron resueltas en agosto de 2007: el l 95% de la tierra de la isla, incluido el antiguo pueblo, se vendió al Estado y se convertiría en un parque nacional de facto. En 2010 se iniciaron visitas guiadas a la isla y se están llevando a cabo planes para la preservación y conservación del antiguo pueblo.

Chris Hill

Hoy, las seis cabañas y el albergue pertenecen a Billy O’Connor y su compañera Alice Hayes, y son quienes, en los próximos días, van a ofrecer una curiosa oportunidad de trabajo a dos personas y abrirán un proceso de selección abierto a candidatos de todo el mundo.

Se trata de dos vacantes como cuidadores de la isla de Gran Blasket: eso sí, tienes que estar dispuesto a vivir sin agua caliente ni electricidad (aunque suponemos, a la espera de que se lance la oferta de empleo detallada, que se proveerán generadores).

©Turismo de Irlanda

A cambio, con una extensión de más de 1.100 acres de terreno virgen, en su mayor parte montañoso, la isla rebosa por todos sus rincones la esencia de la historia irlandesa y un ambiente natural incomparable, con una increíble diversidad de fauna y flora. 

La isla hoy en día 

Gran Blasket es accesible en barco, y recibe habitualmente la visita de turistas interesados de conocer uno de los rincones más remotos y bellos de Irlanda. Sus visitantes pueden descubrir también algunas ruinas antiguas y se pueden alojar en alguna de las seis cabañas tradicionales que hay en la isla.

©Turismo de Irlanda

No es la primera vez que esta idílica isla busca empleados; ya el año pasado generó una gran repercusión internacional por un proceso de selección similar. En 2020 recibieron ya más de 40.000 solicitudes de información para dos puestos de cuidadores durante el verano. Apenas una semana después de que el trabajo fuese anunciado, más de 23.000 personas se habían postulado ya. Miles de interesados de todas las partes del mundo, incluyendo México, Finlandia o Argentina, entre otros países. 

Ahora hay una segunda oportunidad, y, ¿por qué no podrías ser tú?