De búnkeres a museos y hoteles en Vilna

Hoteles, museos, gimnasios y clubes nocturnos dan vida a antiguos búnkeres construidos durante la Guerra Fría, que forman parte de un viaje al pasado de la capital lituana.

VIAJAR
 | 
Foto: ISTOCK

Vilna es más que su torre de Gediminas, la catedral de San Pedro y Pablo o la Iglesia de Santa Ana. Y es que esta ciudad, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, esconde una historia que se puede revivir de primera mano en el mismo lugar de los hechos. Concretamente, la ciudad propone un viaje hasta la era soviética. En este sentido, antiguos refugios aéreos y búnkeres construidos por todo el país durante la Guerra Fría,  han sido restaurados y convertidos en lugares donde el ocio está asegurado.

Estos búnkeres y refugios que nacieron con el objetivo de proteger a la población permanecieron en el olvido de la mayor parte de los habitantes de la ciudad hasta 2009, cuando el gobierno de la ciudad dio permiso para que se transformaran en museos, hoteles, bares, clubes nocturnos o gimnasios. Aquí está una lista de los búnkeres más interesantes que se pueden visitar actualmente no ya sólo en Vilna, si no en Lituania:

Apartamento en  J.Basanaviciaus
http://www.cometo.lt/

Reconvertido en un apartamento vacacional, este antiguo refugio aéreo se ubica en la calle J.Basanaviciaus y cuenta con un SPA, una sala de juegos y una suite VIP.

Alaus Namai

Este antiguo búnker reformado se ha posicionado como uno de los bares más exclusivos de Vilna y se caracteriza por su tradicional y particular cerveza. Forma parte de un tour de degustación de cerveza lituana (Http://www.vilniusinlove.com/tours/tastes-of-vilnius-beer-beer/), siendo una de las paradas obligadas.

Club Cuba

Este club de baile situado en la parte norte de Vilna, se aloja en un antiguo búnker. Cuenta con una decoración especial típica de los refugios como filtros de aire o auténticas puertas para el escondite secreto.

Búnker KGB
http://www.vilniusinlove.com/tours/kaunas-city-fortress/

Localizado en la ciudad de Kaunas, este búnker transformado en museo fue construido bajo una fábrica. En la actualidad ofrece una gran colección de tecnología espía encargada de la seguridad del Estado. Se puede visitar de manera independiente o verlo a través de una visita guiada.

Silo de misiles balísticos

Con objeto de profundizar en las reliquias de la Guerra Fría, este depósito de misiles balísticos también alberga una base de lanzamiento de cohetes equipados para destruir toda Europa. La base de este cohete está situada en el parque nacional de Zemaitija (que se encuentra a 45 kilómetros del mar Báltico) y forma parte del museo de la Guerra Fría.

Survival Drama

Para terminar con este viaje en el tiempo y experimentar un interrogatorio al más puro estilo KGB, se encuentra el museo subterráneo Survival Drama, que recibe este nombre por la experiencia que se vive dentro de él. Al entrar, los participantes serán tratados como ciudadanos de un estado totalitario, atendidos por guardias con perros, interrogados, llevados al laberinto, obligados a ver programas de 1984, y finalmente tendrán la opción de degustar una cena al más puro estilo soviético.