Brasil prepara sus templos del fútbol para la gran cita mundial

Falta menos de un año para que se celebre la Copa del Mundo de Fútbol 2014 en Brasil, y las sedes, además de preparar y mejorar sus estadios, los grandes templos del fútbol, ofrecen un abanico de ofertas relacionadas con el deporte rey que van desde los museos hasta los centros temáticos.

Luis Uribarri

Playas paradisiacas, selvas tropicales, cultura, gastronomía y vida nocturna fascinantes, y fútbol, mucho fútbol. Eso es Brasil, el país que acogerá dos de los eventos deportivos más importantes de la década: el Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de 2016 en Río de Janeiro. A falta de menos de un año para la celebración del gran evento futbolístico, las distintas sedes del Mundial preparan, reforman y mejoran sus estadios y acicalan sus ciudades para recibir a los hinchas.

En Brasil se vive el fútbol como en ningún otro lugar del mundo. Sao Paulo y Río de Janeiro son dos claros ejemplos. En el año 2008 Sao Paulo abrió un lugar de culto: el Museo de Fútbol, un espacio de 6.900 metros cuadrados que cuenta la historia del balompié centrándose en tres aspectos: acontecimientos históricos, emoción y diversión. El Museo está ubicado bajo las tribunas de la entrada principal delEstadio Municipal Paulo Machado de Carvalho, conocido como el Estadio de Pacaembu. Aunque en el Mundial 2014 Pacaembu no acogerá ningún partido, sí lo hará el estadio Arena Corinthians, que tras dos años de trabajo ya se encuentra casi finalizado para acoger seis partidos de la Copa del Mundo. Sao Paulo cuenta también, dentro del estadio Cícero Pompeu, con el bar temático dedicado al fútbol más grande de Brasil.

El otro principal foco de atención estará en Río y en el estadio Maracaná. Construido para la Copa Mundial de la FIFA 1950, el estadio Periodista Mário Filho (su nombre original) es el recinto que mayor número de partidos albergará durante el certamen, siete en total, entre ellos la gran final del 13 de julio. Este estadio llegó a congregar 200.000 personas y posee varios récords de asistencia de público de la historia del fútbol. Ahora, remodelado, su aforo es de 73.531 espectadores y seguirá siendo el mayor de Brasil, además del segundo punto turístico más visitado de Río de Janeiro: los visitantes pueden llevarse un pedazo del estadio como recuerdo.

El Museo Olímpico de Lausana abre tras 18 meses de renovación

La ciudad suiza de Lausana, sede del Comité Olímpico Internacional que fundara el barón Pierre de Coubertin el 23 de junio de 1894, lo es también del Museo Olímpico, el único lugar del mundo que alberga la llama olímpica durante el periodo que transcurre entre unos Juegos y otros. El Museo Olímpico es un tributo a todas aquellas personas y organismos que mantienen e impulsan el ideal olímpico antes, durante y después de cada celebración de unos Juegos. Tras veinte años de existencia, durante los cuales ha recibido más de tres millones de visitantes, el Museo Olímpico ha permanecido cerrado 18 meses. A finales de octubre reabrirá sus puertas a los visitantes, que encontrarán las salas permanentes renovadas y repartidas en tres niveles que repasan la esencia y la dimensión universal del olimpismo de la era moderna. En primer lugar se muestra la influencia del olimpismo en el mundo y en la sociedad moderna; después, un repaso a los Juegos tal cual han sido y, finalmente, el protagonismo de los atletas y un homenaje al espíritu olímpico. Con una superficie expositora de más de tres mil metros cuadrados, el renovado museo dispone ahora de las más modernas técnicas museográficas y de presentación, con especial atención a la interactividad y a la calidad de las imágenes: más de 300 pantallas y mil objetos cuentan tanto las hazañas de los grandes campeones como las historias de los competidores menos conocidos, pasando por el legado de los grandes impulsores del olimpismo y la generosidad de los anónimos voluntarios, de todos los que, en definitiva, aunaron esfuerzos y talento para que cada edición de los Juegos se convirtiera en un evento extraordinario para el mundo.

// Outbrain