BMW Z4 3.01

Tras el éxito del BMW Z3, un modelo que en pocos años ha logrado vender más de 300.000 unidades, llega al mercado el Z4, su relevo natural. El nuevo modelo de la compañía alemana aspira a convertirse en un referente de su segmento gracias a su moderno diseño, su potencia y su completo equipamiento de serie.

El nuevo BMW Z4 utiliza la misma base de la Serie 3. Su estética es futurista, aunque en muchos otros detalles parece retro. Lo más característico es su largo morro, la zaga corta y la amplia distancia entre ejes.

La capota es de cuero y pulsando un botón se abre y se cierra automáticamente en menos de 8 segundos. Se puede viajar cómodamente con la capota bajada, pero opcionalmente puede equipar un protector contra el aire que va situado entre los asientos, lo que reduce mucho las turbulencias.

El motor es un 3.0 litros de 6 cilindros y 231 CV que se combina con una caja de cambios manual de seis velocidades. La velocidad máxima está autolimitada a 250 km/h y sus consumos están en la línea de sus rivales. Es un tracción trasera que tiene el centro de gravedad bajo, lo que garantiza grandes dosis de emociones.

Si aceleramos a fondo, el sonido del bronco motor se percibe con facilidad en el interior del ha- bitáculo. El Z4 acelera con decisión hasta 6.500 revoluciones, donde corta la inyección. En carretera su comportamiento es excelente, ofreciendo una conducción precisa y segura. Las suspensiones, procedentes de la Serie 3, aunque con muchas modificaciones, transmiten confort y deportividad.

Al lado de la palanca de cambios hay un botón para que el coche pase de normal a sport, endureciendo los comportamientos de las suspensiones y de la dirección. Los sistema de control activados se encargan de corregir los errores de conducción y mantener la trayectoria idónea.

En cuanto a seguridad, incorpora todos los adelantos: control eléctrico de estabilidad, control de tracción, función sport de las suspensiones... Los frenos se muestran eficientes y no es fácil agotarlos.

Terminado impecable
El interior es más amplio que el del Z3 y los materiales y terminaciones son típicos de BMW: alto nivel de calidad y terminaciones impecables. Los asientos son deportivos, envolventes y con un mullido más bien duro. Es un biplaza o roadster y los asientos se regulan eléctricamente.

El salpicadero es algo sobrio, pero completo de información. El maletero ha mejorado en 100 litros y pasa a ofrecer un volumen de 260 litros, que además son muy aprovechables. Esto se ha logrado al no incorporar ni rueda de repuesto ni gato, aunque sí cuenta con el sistema de emergencia correspondiente.

El equipamiento es muy completo: asientos de cuero, apertura eléctrica de capó y maletero, alarma antirrobo, ocho airbags, anclajes Isofix, ABS, asientos con calefacción, climatizador, control de estabilidad y tracción, control de velocidad, además de lo habitual en los coches de su segmento.

Las principales opciones son lavafaros (323 €), faros de xenon (718 €), espejos antideslumbramiento (383 €), cargador de 6 CD (500 €) y caja de cambios secuencial (1.550 €). El nuevo BMW Z4 resulta excitante, atractivo y seductor. Es un pura sangre descapotable. Una vez más BMW sale airosa con el diseño de un coche impresionante.