Besar en la boca, romper la vajilla, tirarse agua... 7 costumbres locas de Nochevieja alrededor del mundo

Tradiciones de los diferentes países para tener suerte en el nuevo año

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: filadendron / ISTOCK

Despedir un año y dar la bienvenida a otro. Dejar atrás lo negativo para recibir, como una inmensa bocanada de aire fresco, nuevos y mejores tiempos. Así afrontamos, siempre por estas fechas, el cambio de dígito en el calendario.

Suerte es lo que todos desean para el año que se avecina. En la salud, en el amor, en el trabajo, en la vida. Y para ello, cada país confía en ciertas tradiciones que aseguran su cumplimiento... y si no es así, al menos, resultan divertidas. Estas son las cosas locas que se hacen alrededor del mundo el día de Nochevieja.

1. La vajilla hecha añicos

En Dinamarca no se andan con pequeñeces. Por eso, durante todo el año, van guardando los platos, vasos, fuentes y ensaladeras más viejos para que, cuando llegue la Nochevieja, tirarlos contra el suelo en un ruido ensordecedor. Lo curioso de todo es que esto no es que tenga lugar en la propia puerta de casa… sino en la del vecino. Así, dicen, le conceden prosperidad. De unos años a esta parte, no todos los habitantes están de acuerdo con esta tradición. Se entiende.

Platos rotos | Montague_Stone / ISTOCK

2. Alegre tintineo de monedas

Sucede en Filipinas y garantiza suerte y prosperidad. Consiste en vestir prendas que tengan espaciosos bolsillos para que éstos se llenen de monedas. Así, cuando dan las doce, hay que saltar y moverse mucho para que éstas choquen entre ellas con un alegre tintineo.

3. Bésame mucho

Que uno bese a su pareja en la boca justo en el momento en el que entra el año nuevo es algo muy habitual en todos los rincones del mundo. Pero no tanto que lo haga con quien tenga cerca, sea tu suegra, tu cuñado o un completo desconocido. Este curioso beso de medianoche, sin embargo, es el que se practica en Estados Unidos justo cuando termina la cuenta atrás. Porque el año que se empieza con un beso es siempre un buen año.

Beso de año nuevo | Aleksandar Jankovic / ISTOCK

4. Agua va…

Cubos de agua por la ventana como si se tratara de una riada procedente de las propias casas. Así es el espectáculo que tiene lugar en Puerto Rico después de la última campanada. Las familias se juntan y compiten en inundar las calles para que éstas, simbólicamente, limpien todos los problemas que ha tenido el año anterior. Así, de esta manera tan higiénica, se recibe el nuevo año.

Así es el único pueblo de Europa que celebra la Nochevieja dos veces

5. Brindis con ceniza

Otra extraña tradición es la que acontece en Rusia para dar la bienvenida al año. Aquí el 31 de diciembre, cada persona pide un deseo, lo escribe en un papel y después lo quema. Las cenizas que surgen de esta operación se vierten dentro de una copa y a medianoche, tras el brindis, se bebe. Champán con cenizas, dicen, es la pócima secreta para que el deseo se cumpla.

6. La maleta… para dar la vuelta a la manzana

Así es. Uno hace la maleta como si se preparara para un largo viaje… pero en realidad, es para pasearse por la casa o, a lo sumo, para dar la vuelta a la manzana del propio piso en el que se vive. Esto se hace en Chile cada Nochevieja. ¿El motivo? Asegurarse grandes y apasionantes viajes para el año que se inicia.

Persona llevando una maleta por la calle | SrdjanPav / ISTOCK

7. Campanadas hasta decir basta

Sí, nada de doce como tenemos aquí. En Japón son nada menos que 108, eso sí, sin ingerir una uva por cada una de ellas (lo cual acarrearía un empacho). Se las conoce como Joya no kane y se tocan en los monasterios budistas en representación de los 108 pecados (la ira, la envidia, el deseo…) con los que se pretende acabar para abordar un nuevo año lleno de virtudes.