Benicàssim presentó sus festivales en FITUR 2015

Dicen que todos los caminos llevan a Roma y que todos los festivales están en Benicàssim.

Desde los más nuevos eventos de la agenda benicense, que son ‘Imagina Benicàssim, Festival de Magia'' y ‘Formigues, Festival de música para peques'', y el refrescante sonido indie que de la mano del FIB baña la ciudad en julio, a los ritmos más sosegados que llenan las noches de junio durante el Festival de Blues o los ritmos tropicales del festival de reggae por excelencia, el Rototom Sunsplash, que cumplió 20 años el pasado agosto.

Todo esto y más es lo que presentó la ciudad de Benicàssim en la pasada edición de FITUR. La localidad castellonense propone alejarse del mundanal ruido al tiempo que se visita la Ciudad de los Festivales. Durante el mes de julio y en el marco incomparable que supone el Parque Natural del Desierto de las Palmas, tiene lugar elCiclo de Música Sacra. Mientras que en septiembre es la guitarra clásica la que suena en Benicàssim con su máximo exponente, el Certamen Internacional de Guitarra Francisco Tárrega, que este año celebra su 48ª edición.

Por otra parte, ya en el otoño el Festival Música i Tardor ameniza los fines de semana con música en vivo en el Espai de la Musica Mestre Vila durante los meses de noviembre y diciembre.

Pero como no sólo de música vive el hombre, Benicàssim brinda otras posibilidades. A los amantes del cine les espera en junio para ofrecerles una nueva edición del festival Cinemascope.

Y los fervientes seguidores de las artes escénicas están de enhorabuena por partida doble, pues Benicàssim acoge tanto el Festival de Teatro con Buen Humor y Festival Biblioteca del Mar, que desde junio a septiembre permite disfrutar de compañías tanto nacionales como internacionales, y el Festival de Teatro Reclam que supone una apuesta en firme por los nuevos lenguajes de las artes escénicas.

El Festival Benicàssim Belle Epoque celebrará este año su III edición, y consiste en una recreación de los años 20 que tiene lugar en la zona de las Villas, zona de incalculable valor histórico a orillas de las playas de Voramar y Almadraba.