S.O.S. cambio climático: la Gran Barrera de Coral podría desaparecer en 10 años

Es la especie viviente más grande de todo el planeta, comprende 2300 kilómetros de largo y en ella hay más de 600 tipos de corales... la mitad que hace tres décadas

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: mevans / ISTOCK

Ubicada frente a la costa de Queensland, en Australia, esta ‘gran barrera’ es visible desde el espacio exterior y está considerada la especie viviente más grande de todo el planeta. 

Comprende un total de 2.300 kilómetros de largo y en ella se extiende un ecosistema de arrecifes con más de 600 tipos de corales, hogar de innumerables peces de colores, estrellas de mar, tortugas, delfines y tiburones.

TonyFeder / ISTOCK

No podemos olvidarnos de su singular belleza, considerada como una de las Siete Maravillas del Mundo Natural y que ha supuesto un verdadero paraíso para todos aquellos amantes del submarinismo en todo el mundo. Pero todo esto puede desaparecer porque esta maravilla natural ahora… está en serio peligro.

La Gran Barrera de Coral se debilita

Como afirma un nuevo estudio publicado en la Royal Society, la Gran Barrera de Coral está debilitándose. Y es que las poblaciones de sus corales pequeños, medianos y grandes han disminuido en las últimas tres décadas en más de un 50%.

El autor principal de este estudio, el Dr. Andy Dietzel, dice que no se puede afirmar con rotundidad que este gran arrecife termine por desaparecer, ya que no hay la suficiente información sobre los cambios en las poblaciones de coral, pero los datos no engañan. Algunos biólogos marinos consultados, no descartan un escenario terrible: si no se toman medidas rápido para ralentizar el calentamiento global, en diez años podría perder todos sus corales.

Aaron Bull / ISTOCK

Sus resultados, tras una evaluación de las comunidades de coral y el tamaño de su colonia entre 1995 y 2017 muestran claramente un agotamiento de estas poblaciones de coral.

Uno de los coautores de este estudio, Terry Hughes, lo aclara con rotundidad. “Hemos descubierto que la cantidad de corales pequeños, medianos y grandes de la Gran Barrera de Coral han disminuido en más de un 50% desde la década de 1990”.

Una disminución que se ha visto tanto en aguas poco profundas como en las profundas y que afecta prácticamente a todas las especies pero que tiene una mayor incidencia en los corales ramificados y en forma de mesa. Estos como afirma Hughes “han sido los más afectados por las temperaturas que desencadenaron el blanqueamiento masivo en 2016 y 2017”.

Tammy616 / ISTOCK

Estos corales ramificados y en forma de mesa son algunas de las especies más importantes para la supervivencia de los arrecifes, ya que proporcionan las estructuras necesarias para los habitantes de los arrecifes: los peces, los moluscos... En conclusión, la pérdida de estos corales traerá consigo una pérdida de hábitat, una disminución de peces y su productividad en los arrecifes de coral.

El cambio climático, el principal problema

Como afirma el Dr. Dietzel en su estudio “nuestros resultados muestran que la capacidad de recuperación de la Gran Barrera de Coral está muy comprometida en comparación con el pasado”. Y es que en comparación a otras épocas la Gran Barrera de Coral muestra una disminución de ‘bebés’ de coral, uno de los principales problemas al aumentar la desaparición de los adultos reproductores de gran tamaño.

Huw Thomas / ISTOCK

Los problemas de este ecosistema parten de los pocos estudios que hay sobre el y sobre cómo están cambiando estas poblaciones de coral. Es por eso que los autores afirman que se necesitan con urgencia mejores datos sobre las tendencias demográficas de los corales si se quiere poner una solución a la disminución de su población.

Dietzel afirma que durante años se solía pensar que la Gran Barrera de Coral “estaría protegida por su gran tamaño y su relativa protección”, un pensamiento cada vez menos actual al ver que este sistema de arrecifes está cada vez “más comprometido y en declive”.

hudiemm / ISTOCK

¿El principal problema? El cambio climático, que está impulsando un aumento en la frecuencia de las ‘perturbaciones’ de los arrecifes, como las olas de calor marinas. Y es que el estudio concluye que se muestran deterioros más pronunciados de las colonias de coral después de los eventos de blanqueamiento masivo de corales en 2016 y 2017.

De esta forma, los autores concluyen su estudio con una contundente afirmación, “no hay tiempo que perder, debemos reducir las emisiones de gases invernaderos lo antes posible” si queremos seguir preservando uno de los lugares más espectaculares y más importantes de nuestro ecosistema marino.