BA, Finnair y Air France renuevan sus clases ejecutivas de largo radio

Las aerolíneas de bandera europeas apuestan por su primera clase. British Airways amplía sus camas en "First", Air France inventa una clase llamada "Premium Voyageur" y Finnair tumba del todo a sus pasajeros y les ofrece "airbags".

Rafael de Rojas

Si la primera consecuencia de la llegada de las aerolíneas low cost fue el recorte de extras para la clase turista, el siguiente paso, sólo aparentemente contradictorio, supuso la mejora y la multiplicidad de las clases ejecutivas. Una ampliación que aún está en marcha, tal y como demuestran los nuevos lanzamientos en tres de las más pujantes compañías de bandera europeas.

British Airways lleva un tiempo apostando por su gama alta, con una división en clases que incluye una muy ventajosa turista superior que reserva los mejores asientos delanteros para sus usuarios. Ahora la compañía aérea ha invertido 100 millones de libras en modernizar su clase First, que, según sus palabras, "desarrolla una experiencia exclusiva basada en la tradición del diseño clásico y el lujo sin excesos". Sus mejoras más importantes consisten en una cama un 60 por ciento más amplia, guardarropa particular, persianas electrónicas, una iluminación que se adapta a las distintas fases del vuelo, neceseres y complementos de firma, puertos usb y conectores RCA en cada asiento, una pantalla individual de 15 pulgadas, auriculares con cancelación de ruido y una mesa escritorio en piel. Todo ello conforma lo que la compañía califica de "suites individuales", en las que además se han cuidado los detalles de diseño, que evocan el lujo de los vuelos de los años 20.

Por su parte, la compañía Air France ha comenzado a instalar en sus vuelos de largo alcance la clase Premium Voyageur, que está situada entre la clase de gama más alta (llamada Affaires) y la turista. Con la idea de ofrecer más tranquilidad y comodidad en los viajes de largo recorrido, se ha instalado un tabique que aisla las distintas plazas, se han decorado los asientos con tonos azul oscuro y crudo y se les ha dotado de un 20 por ciento más de anchura. Además, se ha aumentado la distancia entre plazas un 20 por ciento más. Divididos en tres filas, 28 asientos Premium Voyageur ocupan el espacio que antes correspondía a 50 plazas de turista, según la compañía. En cuanto a los extras, la nueva clase incluye tomas eléctricas para cargar el ordenador, una pantalla de vídeo interactiva, una mesa amplia, auriculares reductores de ruido y con sonido de alta fidelidad, almohada de plumas y una manta de lana virgen.

La aerolínea finlandesa Finnair encaró a finales de 2009 una renovación de su clase Business en los Airbus A330-300 con más asientos, mayor privacidad y un diseño que convierte cada plaza en totalmente reclinable. Son los asientos Contour Vantage, de los que el 90 por ciento tienen acceso directo al pasillo y el 30 por ciento son independientes, sin ninguna plaza contigua.