Australia cobrará a los ‘influencers’ por hacerse fotos en sus lugares emblemáticos 

Una táctica que pretende mantener el respeto hacia sus antiguas tradiciones y proteger sus áreas emblemáticas. La medida ha abierto una brecha en el sector del turismo con opiniones de todo tipo. 

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Kar-Tr / ISTOCK

Australia es uno de los lugares más alucinantes de todo el planeta, una aventura que está plagada de impresionantes paisajes capaces de enmudecernos y algunas de las playas de finas arenas más relajantes de todo el mundo. El país ofrece de todo: desde la exploración de los parques nacionales, hasta el disfrute del senderismo o descubrir algunas de las especies más rara y bonitas del planeta. 

Un lugar del planeta que merece una visita y que ha empezado a tomar decisiones respecto a su entorno. Y es que Australia está empezando a utilizar una nueva táctica para mantener el respeto hacia sus antiguas tradiciones y proteger sus áreas emblemáticas. Y es que, según unas primeras informaciones, Australia cobrará a los ‘influencers’ por hacer fotos y vídeos en algunos de sus lugares más emblemáticos. 

Ópera de Sidney, en Australia
Ópera de Sidney, en Australia | moisseyev / ISTOCK

Una nueva norma que han diseñado para recompensar a los propietarios de su tierra, sus habitantes, al mismo tiempo que ayuda a preservar sus sitios más sagrados y bonitos. O lo que es lo mismo: pedir lo mismo que se da. 

Un anuncio con polémica 

La encargada de comunicarlo ha sido la Oficina de Turismo de Australia (ATO, en sus siglas en inglés), que ha declarado que “el objetivo de esta decisión es preservar los lugares emblemáticos con el fin de garantizar su preservación para las futuras generaciones”. 

Esta idea de cobrar a los ‘influencers’ que se han fotos en los lugares más famosos de Australia ya había sido planteada en el pasado, pero es justo ahora cuando se espera que se apruebe y se empiece a formalizar. Las cuotas previstas para estos creadores de contenido oscilarán entre los 674 euros y los 3.370 euros, según la exclusividad y el número de seguidores que tenga la persona. 

Mientras que la ATO espero que este paso ayude a controlar el ruido y la sobreexplotación se sus destinos más codiciados, muchas voces están criticando esta decisión. Varias voces expertas del sector del turismo han considerado que “este cobro podría resultar contraproducente, disuadiendo a los ‘influencers’ de publicar contenido en los lugares emblemáticos y, así, perdiendo visibilidad”.  

Un canguro cruza la carretera en el sur de Australia
Andrew Bertuleit / ISTOCK

Otros, como la organización sin ánimo de lucro conservation.org, han calificado esta medida como “anti-turismo”. Además, los defensores de la privacidad también han expresado su preocupación pòr la imposición de esta medida. Como la ‘Australian Privacy Foundation’, que señaló que “la nueva propuesta rompería el equilibrio adecuado entre los derechos de los usuarios y el uso comercial al traducir los incentivos públicos del turismo a una mercantilización”. 

Los expertos en la industria turística australiana, también en contra, recalcaron que existe una diferencia entre el turismo promocionado y el turismo impulsado por ‘influencers’. Se entiende que estos son personas con un seguimiento significativo que pueden usar su influencia para promover un destino turístico a través del contenido visual atractivo o los mensajes que transmiten. 

Ellos defienden que esta influencia personal puede ser una gran ventaja para la industria turística australiana, la cual está separando cada vez más a Australia de otros destinos populares.