Audi A6 Allroad 3.2 V6 Quatro

El modelo de Audi se presenta como un familiar bien rematado, que es capaz de andar con bastante soltura por complicadas pistas forestales y con la seguridad de una berlina de lujo por carretera. No obstante, en su propia casa le ha salido un duro rival, el Q7, un vehículo menos ágil y algo más caro.

Motor Zeta

Con el ánimo de explorar nuevos mercados, Audi lanzó hace ya unos años un automóvil que se movía en carretera como un turismo, pero que era también capaz de moverse por pistas forestales y sortear obstáculos de cierta dificultad en el campo. La experiencia le salió bien y, por eso, ha repetido con el nuevo Allroad. Y eso que ha sacado al mercado unos meses antes el modelo Q7 con un precio parecido y con unas aptitudes semejantes.
No obstante el emblemático Allroad es menos aparatoso que el anterior y sigue teniendo sus seguidores. La verdad es que el modelo que nos ocupa es caro, pero reúne numerosos atributos que lo convierten en un vehículo bastante original. Por ejemplo, lleva de serie una suspensión neumática que se regula en cinco posiciones con sólo mover una tecla en forma de botón. Es decir, si uno entra por un camino sinuoso, elige la posición más alta y a disfrutar del campo. Aunque tendremos que tener cuidado de donde lo metemos, pues la altura al suelo es de 18 centímetros como máximo. Eso sí, la comodidad es sorprendente porque absorbe los baches como si tal cosa. Otra particularidad es que el Allroad puede salir del atolladero aun cuando una rueda esté en el aire o apenas tenga adherencia. De manera que se convierte en un todocamino más eficaz de lo que parece a simple vista. La única limitación la ponen los neumáticos, que son mucho más adecuadaos para el asfalto. Y si se sale en carretera y se quiere hacer una conducción dinámica, se coloca en la posición más baja para evitar los clásicos balanceos de la carrocería.
Al volante, el 3.2 se muestra muy suave y fácil de manejar. Sin embargo, en carreteras secundarias resulta mejor llevarlo con el cambio automático en posición S, con lo que adelantaremos con una mayor rapidez a otros vehículos más lentos. Además, el motor a bajas revoluciones se muestra un poco perezoso.
Por otra parte, el puesto de conducción es muy cómodo y parecido al del A6, del que hereda muchos elementos. En cuanto a la comodidad, poco podemos reprochar a este familiar. Si los ocupantes de las plazas delanteras van como auténticos reyezuelos, los de las traseras también tienen un espacio generoso para las piernas. Además, no deben de tener problemas con los bultos, porque el maletero es amplio y se puede configurar de diferentes manera. En fin, un todocamino muy bien rematado, pero un poco caro.