Asturias, un viaje al interior de la tierra

El pozo minero del Sotón, reconvertido en atracción turística, permite a los visitantes recorrer cinco kilómetros de túneles y pasajes.

Adrián Lorenzo
 | 
Foto: www.visitapozosoton.es

Si te gusta vivir nuevas experiencias y estás buscando un plan diferente, ahora tienes la posibilidad de sentirte con un autentico minero por un día. El pozo del Sotón, una emblemática explotación de carbón situada en el municipio asturiano de San Martín del Rey Aurelio, ha acondicionado una ruta de cinco kilómetros que se pueden recorrer en forma de visitas guiadas y en grupos de no más de diez personas.

La iniciativa, disponible desde hace año y medio, ya ha acogido a más visitantes que trabajadores quedan en activo en España. En total más de cuatro mil curiosos han descendido los 557 metros de estas minas para conocer de primera mano la dureza del trabajo picador, del barrenista, del entibador…

Antes de empezar la aventura y ataviados con un mono de trabajo azul, un casco, un arnés de seguridad y una linterna, los turistas reciben una charla sobre seguridad en la que aprenden a manejar el autorrescatador, un elemento de protección individual instalado en el cinturón que permite oxigenarse en situaciones de emergencia.

www.visitapozosoton.es

El recorrido, que se prolonga durante más de cuatro horas, se inicia con la bajada de 385 metros en La Jaula, una especie de ascensor de hierro que lleva activo más de 130 años y que traslada a los visitantes hasta la octava planta de la explotación.

Una vez en el interior de la mina, el visitante deberá hacer parte del recorrido agachado para poder pasar por los túneles de medio metro de altura y sortear las vigas de madera (algunas de 100 metros de longitud) que refuerzan la estructura de las dos galerías, mientras intenta no tropezar con las rocas sueltas.

Sin duda, se trata de una experiencia única que te permitirá conocer todos los entresijos de este duro oficio. La visita concluye en la décima planta, a 557 metros de profundidad y considerada como la cota más baja que puede visitar un turista en una mina en Europa. Allí, el viajero podrá participar de un taller de picadores que le permitirá probar suerte con el martillo y arrancar una piedra de carbón para llevársela a casa de recuerdo.

Las entradas están disponibles en la web oficial del pozo del Sotón y se pueden adquirir desde 48 euros por persona.