Asia protagoniza los nuevos lugares Patrimonio de la Humanidad

LA LISTA DEL PATRIMONIO MUNDIAL DE LA UNESCO vuelve a ampliar el menú de los buenos viajeros con 25 incorporaciones, de las que nueve pertenecen al continente asiático. Entre ellas hay una española: la sierra de Tramuntana, en la isla de Mallorca, que entra en el club gracias a su "paisaje cultural".

RAFAEL DE ROJAS
La Unesco ha inscrito como Patrimonio de la Humanidad 25 nuevos lugares, con lo que la lista alcanza los 936 enclaves, 183 de ellos naturales, 725 culturales y 28 mixtos. De las nuevas incorporaciones, 21 son sitios culturales, tres naturales y uno mixto. En esta úlitma selección, cerrada el pasado 29 de junio, la Unesco se ha decantado especialmente por el continente asiático, con nueve lugares protegidos en la lista, seguida de Europa (siete), África (cinco), América (tres) y Oceanía (uno). Los tres sitios naturales son la apartada Costa de Ningaloo australiana (con su sistema de cuevas y aguas subterráneas frente a un arrecife de coral infestado de tiburones ballena y tortugas de mar), las 30 islas volcánicas Ogasawara de Japón y el sistema lacustre del Gran Valle del Rift, en Kenia, con lagos donde se crían el fl amenco enano y el pelícano blanco. La otra excepción es la Zona Protegida del Wadi Rum, bien conocida entre los visitantes de Jordania y seleccionada por sus cualidades naturales y culturales.Entre los sitios culturales comparten lista una fábrica (la de Fagus en Alfeld, Alemania), un conjunto de palafi tos en una extensa área (el macizo de los Alpes en sus zonas alemanas, austriacas, eslovenas, francesas, italianas y suizas), una catedral (la de la León nicaragüense) y todo el entramado cafetalero del país más cafetalero del mundo: Colombia. El resto de los inscritos, además de la Serra de Tramuntana, la única aportación española, son el centro histórico de Bridgetown y su guarnición militar (Barbados); el paisaje cultural del Lago del Oeste de Hangzhou (China); los sitios culturales de Al Ain (Emiratos Árabes Unidos); Konso (Etiopía); los elementos agropastorales Causses y Cévennes (Francia); los jardines persas de Irán; los centros de poder de los longobardos en la Italia de los siglos VI al VIII; los templos y jardines de la Tierra Pura budista en Japón; el Fuerte Jesús de Mombasa (Kenia); los petroglifos del Altai en Mongolia; el delta del Salum en Senegal; los sitios arqueológicos de la isla de Meroe (Sudán); las aldeas del norte de Siria; la mezquita de Selimiye en Edirne (Turquía); la residencia de los metropolitanos de Bucovina y Dalmacia (Ucrania), y la ciudadela de la dinastía Ho (Vietnam). UN JARDÍN QUE OCUPA LA TERCERA PARTE DE LA ISLA DE MALLORCA El archiduque Luis Salvador de Austria, Chopin, Robert Graves, Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones parecen haber pensado lo mismo que la Unesco: que la Serra de Tramuntana (Mallorca) posee unos extraordinarios "valores paisajísticos, culturales, históricos y etnológicos". La organización cultural la ha incluido como Patrimonio de la Humanidad en la categoría de "paisaje cultural". En sus más de 109.000 hectáreas, que ocupan la tercera parte de la más grande de las Islas Baleares, confl uyen montañas, valles apacibles y un litoral limitado por dos símbolos de Mallorca: la isla de Dragonera y el cabo Formentor. La sierra, el quinto enclave protegido por la Unesco en las islas, incluye pueblos como Deià, Valldemossa o Sóller, rutas de senderismo y cicloturismo, olivares, campos de cítricos y viñedos, hoteles rurales y de la más alta gama, como La Residencia de Orient Express, integrado en el paisaje.