El árbol de la manzana de Newton y otros lugares del mundo que te asombrarán

No dejamos de sorprendernos en nuestros viajes

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: TimAwe / ISTOCK

No son los más típicos pero atesoran un valor incuestionable. Son lugares que nos sorprenden, nos asombran y de los que nos alegramos posteriormente de haberlos conocido a pesar de no ser tan célebres como otros. Ejemplos ante los que es imposible permanecer indiferentes.

El árbol de Newton de Woolsthorpe Manor (Inglaterra)

Si lo que primero se te ha venido a la cabeza es la famosa manzana que al caer de un árbol inspiró a Isaac Newton para desarrollar su Teoría de la gravedad, efectivamente estás en la buena dirección. Y es que la aldea de Woolsthorpe-by-Colsterworth, en el condado inglés de Lincolnshire, conserva aún tanto la casa donde nació en 1643 el insigne científico como el huerto donde se mantiene en pie el célebre árbol original que ves en la foto que abre este reportaje.

Woolsthrorpe Manor | Hel Hama

Woolsthorpe Manor es una casa de piedra del siglo XVII convertida en museo. Frente a ella, el manzano más venerado del mundo – protegido como parte del Patrimonio inglés a principios de la década de 2000 -, se mantiene en el mismo lugar en el que inspirase a uno de los científicos más importantes de la historia.

Cuevas de Longyou. Uno de los mayores conjuntos monumentales excavados bajo tierra por el ser humano (China)

Pareciera una historia legendaria pero lo cierto es que es totalmente real. A principios de los años 90, los aldeanos de la población de Shiyan Beicun, en la provincia china de Zhejiang, no comprendían cómo sus pozos excavados en la roca podían almacenar tanta agua. Para resolver el misterio la extrajeron con bombas hasta descubrir que en realidad se trataba de un grupo de 24 cuevas con una extensión mayor a 30000 metros cuadrados.

Cuevas de Longyou en Shiyan Beicun | Zhangzhugang

24 oquedades excavadas a mano en la roca que se comprobó que tenían unos 2000 años de antigüedad, formando uno de los mayores conjuntos monumentales creados bajo tierra por el ser humano en toda la historia. Cámaras gravadas con relieves de las que los arqueólogos aún no han descifrado su autoría, al igual que ocurre con muchos detalles de su realización, que representan avances técnicos y de precisión propios de un nivel que no se corresponde con el que se presupone hace dos milenios. Todo un misterio que sigue sin resolverse en este fascinante mundo subterráneo que es posible visitar en la actualidad.

El páramo de Ocetá, el más bello del mundo (Colombia)

Colombia puede presumir de contar con gran parte de los ecosistemas de páramo que existen en el mundo. Unos ecosistemas ligados a la cordillera de los Andes y que se extienden a elevadas altitudes que oscilan entre los 3000 y los 5000 metros

Páramo de Ocetá | Rafael Castellanos / ISTOCK

Uno de ellos, situado en el municipio de Mongui, en el departamento de Boyacá – al norte de la capital, Bogotá -, está considerado el más bello del mundo. El páramo de Ocetá se compone de unas 5700 hectáreas que, a unos 3700 metros de altitud sobre el nivel del mar, se configura como un enorme jardín natural en el que se da una gran riqueza faunística y vegetal.

El paisaje de estas antiguas tierras del pueblo muisca, que pareciera sacado de otro mundo, está inundado sobre todo de senecios, lupinus y, mayoritariamente, de la planta más representativa de este espacio, el icónico frailejón, una curiosa especie que almacena gran cantidad de agua en su interior y que cuenta con un lento crecimiento de tan solo un centímetro al año. Algunos ejemplares, que pueden alcanzar varios metros de altura y cientos de años de vida, parecieran verdaderas apariciones entre las recurrentes nieblas de esta zona.

El templo de todas las religiones (Rusia)

Quizás el título pueda parecer extraño, pero no se aleja lo más mínimo de su verdadera naturaleza. Este templo, ubicado en la próspera y cada vez más turística ciudad rusa de Kazán, la capital de la República de Tartaristán, es en realidad un complejo constructivo en el que se han integrado los elementos de las principales religiones del mundo.

El Templo de todas las religiones en la ciudad de Kazán | Maarten

Ildar Khánov, un polifacético personaje influido a finales de los años ochenta por el artista Nikolái Roerich, decidió iniciar a principios de los noventa un proyecto personal de esencia altruista en el que tuviera cabida una iglesia universal.

La obra, emplazada en un terreno de su propiedad frente al río Volga, es hoy en día un llamativo conjunto arquitectónico de lo más variopinto, con símbolos y estancias propias del cristianismo, el budismo, el hinduismo, el islam y otras religiones. Todo un símbolo de la ciudad que se ha convertido en un gran atractivo turístico.

Y MÁS:

¿Planeas un viaje diferente en 2021? Siete destinos europeos para huir de lo típico

El Bosque de Brocelandia, el asombroso lugar prohibido para los infieles

Siete lugares desconocidos de Europa que son Patrimonio de la Humanidad