Un año muy especial para los grandes viajeros

Para este nuevo año ya tenemos elegidos los destinos de la III Expedición VIAJAR: Shanghái, Lijiang, Shangri-La y el TÍbet.

Mariano López
 | 
Foto: Tino Soriano

Este año que estrenamos, 2018, VIAJAR cumple 40 años. Una cifra redonda, notable, que anuncia, ya, que falta un corto camino para el medio siglo y que reclama con sus propios méritos una gran celebración. La tendremos. A lo largo del año, compartiremos en la revista y en su página web todas las novedades que irá incorporando VIAJAR con motivo del 40 Aniversario y que culminarán, el próximo noviembre, con un número especial que celebrará los 40 años de esta publicación: la primera revista española de viajes.

De entrada, este mes estrenamos nuevo formato –más cómodo–, nueva paginación –más páginas– y un nuevo diseño que esperamos nos ayude, como el resto de novedades previstas, a conseguir el objetivo final de la revista: inspirar nuevos viajes, incentivar la aventura, ayudar al turista a convertirse en viajero, alguien que no solo pasa por los sitios que visita sino que los vive y los disfruta. También tendremos novedades en uno de nuestros proyectos más jóvenes y más queridos: las Expediciones VIAJAR, organizadas con B the travel brand.

El pasado mes, un grupo extraordinario de viajeros protagonizó la II Expedición VIAJAR, que recorrió los Parques Naturales del norte de Tanzania, voló en globo sobre el Serengeti, durmió en tiendas de campaña y en lodges de lujo y vivió con especial intensidad el África de los safaris en dos de los lugares más bellos de la Tierra: el cráter del Ngorongoro y la sabana del Serengeti. Para este nuevo año ya tenemos elegido el destino de la III Expedición: Shangri-La y el Tíbet. Viajaremos a Shanghái, la puerta de China, con el vuelo directo de Iberia; cruzaremos de este a este China para alcanzar Lijiang, la última parada de las caravanas del té antes de cruzar el Himalaya; ascenderemos hasta Lhasa, la capital del Tíbet, la morada de los dioses; y llegaremos hasta hangri-La, el presunto lugar que inspiró el libro y la película Horizontes perdidos, la leyenda de un rincón del mundo donde la gente no moría: solo cambiaba de piel cuando envejecía. 

Empezamos un gran año: el 40 Aniversario de VIAJAR.